¿Cómo hacer conservas en casa?

Elaborar una buena colección de conservas caseras no es nada complicado. Con ellas en la despensa, podrás disfrutar cuando quieras de ricas verduras o mermeladas de frutas. El proceso es tremendamente fácil, pero hay que prestar especial cuidado a la hora de sellar el recipiente.

Cocción El primer paso es elegir alimentos de calidad, ya sean frutas o verduras. Después de limpiarlas y trocearlas y/o triturarlas, las coceremos. Si deseamos hacer mermelada de frutas, hay que cocinarlas con agua y azúcar hasta que adquieran la consistencia deseada. Basta con navegar un poco por internet para encontrar deliciosas recetas, las más comunes:
  • Dulce de membrillo
  • Mermelada de frutos del bosque
  • Mermelada de moras
  • Mermelada de higos
  • Mermelada de albaricoque
  • Mermelada de manzana
  • Mermelada de pera
  • Mermelada de fresa
  • Mermelada de naranja
  • Mermelada de calabaza
  • Mermelada de tomate frito
  • Verduras en escabeche
En el caso de las mermeladas de frutas, son ideales para complementar el desayuno, acompañando el queso, yogur, tostadas… En cuanto a las verduras, es probable que la conserva de tomate frito sea la más conocida. Otra opción es conservar los vegetales en escabeche o escaldarlos y envasarlos al natural, como por ejemplo, los pimientos asados. También es posible preparar mermeladas de hortalizas. Envasado Lo siguiente será esterilizar los recipientes de vidrio. Sólo hay que hervirlos durante un cuarto de hora y secarlos con cuidado con un trapo de hilo. Una vez esterilizados, introduciremos el producto elaborado en los botes de cristal. En este punto es muy importante asegurarse de que no quedan burbujas de aire en el interior. Tampoco debemos llenarlos demasiado: hay que dejar un espacio para evitar que estallen durante el proceso del baño maría. Este margen no debe ser excesivo, ya que sino no podremos eliminar todo el aire del recipiente y los alimentos se estropearán. Cierre hermético Para asegurar la buena conservación, hay que conseguir cerrar herméticamente el recipiente. Para ello, después de llenar el tarro con el preparado que hayamos elaborado, lo cerraremos con fuerza y lo pondremos al baño maría en una olla, teniendo en cuenta que el agua debe cubrir hasta la altura del cuello del recipiente. Después de una media hora o cuarenta minutos ya no quedará aire dentro. Apagaremos el fuego y lo mantendremos sumergido en la olla hasta que se enfríe. Luego, lo retiraremos con cuidado, lo secaremos… ¡y a la despensa! Podrás disfrutar de desayunos saludables y 100% naturales y caseros.

Más información:

“Cómo hacer conservas caseras, consejos”, por la escuela de cocina PepeKitchen “Conservas al baño maría”, artículo del blog Gastronomía Solar “Elaborar conservas en casa”, publicado en Directo al Paladar

Artículos de interés:

smotthie
  Atrévete y apúntate a la moda de los smoothies
Leer noticia completa  
tupper
  Cómo comer sano fuera de casa
Leer noticia completa