Intolerancia a la lactosa: todo lo que debes saber

Cualquier alimento puede provocar una reacción adversa en nuestro organismo, pero los más habituales suelen ser los frutos secos, las frutas tropicales, el marisco, el gluten o la leche. El hecho de que nuestro cuerpo no asimile bien cualquiera de estos nutrientes puede traducirse en un ligero malestar, intolerancias e incluso alergias.

En el caso de la intolerancia a la lactosa, el cuerpo es incapaz de digerirla, por lo que convierte a este azúcar presente en la leche y sus derivados, en gases y ácidos orgánicos. Son éstos los que pueden causar síntomas como dolor, hinchazón abdominal, flatulencias, náuseas, vómitos e incluso diarrea. Sin embargo, éstos también son comunes en otras intolerancias, como a la fructosa, o en enfermedades como el síndrome del intestino irritable. Por este motivo, es muy importante acudir al médico para que, a través de una serie de pruebas diagnósticas, determine la verdadera causa del malestar.

Una vez se ha diagnosticado la intolerancia a la lactosa, el único tratamiento pasa por modificar nuestra dieta. Según el grado, será necesario limitar la cantidad de leche y lácteos o bien prescindir totalmente de cualquier alimento con lactosa, lo que no sólo quiere decir la leche y sus derivados, sino también algunos tipos de pan, galletas, pastelería, e incluso embutidos, conservas, salsas y algunos medicamentos. Afortunadamente, existe en el mercado una amplia variedad de productos con leche de vaca sin lactosa que te permitirán no renunciar al sabor y a los nutrientes de los lácteos: leche, yogures, nata para cocinar y para montar, quesos, etc.

Para compensar el déficit de calcio que supone dejar de tomar lácteos, deberemos reforzar nuestra dieta con otros alimentos como los frutos secos, las verduras con hojas verdes, las legumbres, la soja, el tofu, las sardinas, las anchoas, o las almejas, entre otros.

También deberemos aumentar la presencia de vitamina D en nuestro organismo, que es la encargada de asegurar que el calcio procedente de los alimentos sea bien asimilada por nuestro cuerpo. Hablamos de por ejemplo algunos pescados , pero sobre todo de la exposición al sol de forma moderada, una fuente natural de vitamina D.

La leche y sus derivados son alimentos básicos para los humanos, así que si sospechamos que nos producen algún tipo de reacción, deberemos acudir al médico antes de eliminar cualquier grupo alimenticio de nuestra dieta.

Más información:

http://www.lecheynutricion.es/alergias-e-intolerancias/intolerancia-la-lactosa “La intolerancia a la lactosa”, Lactosa.org

Artículos de interés:

tupper
  Cómo comer sano fuera de casa
Leer noticia completa  
bandejarrural
  Cómo preparar el mejor desayuno del mundo
Leer noticia completa