3 buenos hábitos para comer en el trabajo

startup, education, fashion, food and office concept - smiling fashion designers having lunch at office

Cada vez es más habitual que hagamos la comida principal del día en el trabajo. Largas jornadas laborales, unidas a la necesidad de desplazarse, obligan a muchos trabajadores a comer en la oficina o en su centro laboral… Hasta aquí todo perfecto, el problema surge cuando nos dejamos llevar por las prisas y nos olvidamos los buenos hábitos. Para empezar, nos encontramos con dos opciones principales para comer en el trabajo:

 
  1. Acudir a un restaurante.
  1. Comer en el propio trabajo, generalmente con tuppers de por medio.
 

A continuación te proponemos 3 buenos hábitos para comer en el trabajo que te ayudarán a mantener una alimentación saludable en tu día a día:

 

1.- Nunca comas delante del ordenador

Uno de los grandes errores que se cometen es no separarse ni un segundo de la mesa, y comer junto al teclado, delante de la pantalla del ordenador. Casi el 70% de los británicos y el 67% de los norteamericanos comen en sus escritorios.

En la mayoría de oficinas ya se han habilitado espacios para poder desconectar, y mantener una comida en un ambiente más agradable. Si no es tu caso, el primer hábito para comer en el trabajo que debes incorporar, y de manera urgente, es buscar un espacio que te permita olvidarte durante un tiempo determinado, aunque sea pequeño, de tu trabajo cotidiano. Sólo así podrás centrarte en disfrutar de la comida, sin pensar en el email de un cliente o en la tarea que tienes que entregar por la tarde. Romper con el hábito de comer en tu escritorio frente a la pantalla del ordenador te ayudará a recargar las pilas y ser más productivo por la tarde. Además, podrás trabajar las relaciones con el resto de trabajadores, el famoso networking que tanto puede ayudarte en el entorno laboral. Eso sin olvidar que tu puesto de trabajo estará más limpio.

 

2.- Haz un calendario de platos

“No sé qué comer”, “No tengo tiempo para pensar en ello” o “Mis tuppers siempre llevan la misma comida: ensalada, pasta y filetes empanados” son algunas de las grandes consecuencias de no aplicar una estrategia global en la alimentación de cada uno.

Otro de los hábitos, para comer en el trabajo, que pueden cambiar tu vida es crear un calendario en el que apuntar los menús que vas a preparar para las próximas semanas o meses. ¡No te olvides de incorporar verduras, proteínas e hidratos de carbono a tus platos!

La rutina es el principal enemigo a batir si comes todos los días en el trabajo. Por eso, es importante fomentar la variedad. Si, además, te preocupas de aprender lo que necesita tu cuerpo podrás crear menús divertidos que formen parte de una alimentación equilibrada y sana.

 

3.- Aprende a preparar los alimentos

En muchas oficinas, los trabajadores tienen a su disponibilidad un microondas y una pequeña nevera. ¿Por qué no hacer uso de ellos para mantener frescos los alimentos, y calentarlos en el momento que se vaya a comer?

Otro de los hábitos más interesantes, es aprender a preparar algunos de los alimentos que vas a comer. No se trata de que llevar la olla para preparar el cocido, que tan bien te enseñó a hacer tu madre. Pero hay elementos de un plato a los que sí se les puede dar ese toque especial. ¿Y si rallas un poco de queso parmesano por encima de la pasta, justo después de calentarla? ¿Por qué no cortas en daditos los diferentes ingredientes de una ensalada justo antes de aliñarlos? Un tomate, un aguacate…no tardarás nada, y enriquecerás tu plato a nivel nutricional y alzarás el sabor.

Aprender a cuidar algunos hábitos alimentarios es muy sencillo, y no sólo te hará comer más rico y saludable, sino que, además, te ayudará a desconectar totalmente del trabajo. Además de estos 3 hábitos para comer en el trabajo hay otras ideas de sentido común que harán que la comida en la oficina sea saludable:

 
  • Fija un horario para la comida. Lo normal es que tengas un horario concreto pero muchas veces, al estar en la oficina, dejamos pasar la hora de la comida o la reducimos para adelantar trabajo.
  • Bebe mucho líquido, principalmente agua, a lo largo del día.
  • Realiza 5 comidas diarias. ¿Por qué no llevarte al trabajo los tuppers para esas 3 comidas? Este es uno de los hábitos para comer en el trabajo más sencillo de ejecutar. Sólo requiere que te programes los tentempiés de la mañana y de la tarde, y los lleves en tuppers diferentes.
  • Mastica despacio los alimentos. Da lo mismo que estés en el trabajo o en casa. Masticar adecuadamente hará que digestión sea adecuada.
Adquiriendo estos hábitos para comer en el trabajo ya no tendrás excusas para disfrutar de una alimentación variada, equilibrada y sana, comas donde comas.  

Más info en: