Consejos para ayudarte a controlar tu peso sin renunciar a ningún alimento

perder_peso

Ahora que llega el verano, el peso se convierte en uno de los grandes puntos de mira para sentirse a gusto con uno mismo. Todavía no es tarde, aún puedes perder peso, y puedes hacerlo sin renunciar a ningún alimento, que es la base para mantenerte en un peso saludable.

No hay un truco infalible para perder peso, pero sí una serie de pautas y pasos que puedes seguir para mejorar tu estado de salud. Por esto, te planteamos una serie de consejos para cuidar tu peso sin eliminar ningún alimento de tu alimentación:

1.- Opta por zumos naturales

zumo-1

La fruta es imprescindible en tu alimentación, pero ten en cuenta que los zumos, especialmente aquellos industriales, contienen una alta cantidad de azúcares y calorías. En cambio, si preparas tú mismo los zumos a partir de fruta fresca, tan sólo aportarás los azúcares presentes de manera natural.

Este truco te ayudará a reducir la cantidad de azúcares en la bebida, mientras que puedes seguir disfrutando de las propiedades positivas que tiene el zumo que te tomas cada mañana.

2.- Come en casa

Las personas que disponen de jornadas de trabajo partidas, se les suele hacer complicado el hecho de ir a casa a comer, siendo esta opción, por lo general, más sana.

Al comer fuera es complicado poder controlar los aportes calóricos o las cantidades de los alimentos. Si tienes que comer en el trabajo, una buena elección es que lleves tu comida en tupper. De esta manera, podrás organizarte las comidas de la semana y equilibrarlas con las cenas.

Este mismo proceso en casa puede llevarte a ahorrar dinero, pero también a poder ser más escrupulosa y efectiva en la gestión de las calorías, azúcares y grasas que ingieres.

3.- Bebe mucha agua

beber-agua

El agua debe ser la principal fuente de hidratación. Forma parte de numerosas funciones en nuestro organismo y la perdemos continuamente a través de la piel y la respiración, por lo que llevar a cabo un equilibrio hídrico resulta fundamental y vital. En función de las necesidades de cada persona, se recomienda beber entre 1.5 y 2.5 L de agua al día. El hecho de alcanzar estas recomendaciones, hará que te encuentres a gusto contigo mismo y lleves a cabo una correcta eliminación, sin provocar la temida retención de líquidos. Si eres de los que te cuesta beber agua, prueba a hacerlo mediante la ingesta de infusiones.

4.- Comer despacio y masticar bien toda la comida

No tengas prisa a la hora de comer y plantéate el reto de masticar mucho cada bocado. Si eres de los que te cuesta comer despacio, un pequeño truco para ayudarte, es que dejes los cubiertos sobre el plato cada vez que metas un bocado en la boca.

Al tragar alimentos muy masticados estás ayudando al sistema digestivo, a realizar una correcta digestión y a facilitarle, de alguna manera, el trabajo. Otro beneficio añadido es que, favoreces de esta manera el control de las cantidades, la sensación de saciedad se consigue con menos cantidad de alimento, lo que ayuda a controlar el peso.

5.- No pases mucho tiempo sin comer

Si pasas muchas horas sin ingerir ningún alimento, llegarás a la comida principal con una mayor ansiedad y con más hambre. En cambio si realizas 5 comidas, fraccionadas a lo largo del día, ayudarás a disminuir la sensación de ansiedad y no necesitarás comer tanto ni tan rápido para llenarte. Las mejores opciones para incluir en tu alimentación entre horas son los lácteos: un vaso de leche, yogur o un trozo de queso, una pieza de fruta o un puñado de frutos secos.

6.- Corta los alimentos de la ensalada en trozos grandes

ensalada

Una manera de engañar al estómago es cortando las piezas de la ensalada en trozos grandes. Este gesto te obligará a masticar más los alimentos, y a tener que comer más despacio, por lo que la sensación de saciedad la notarás antes, ayudándote a controlar la cantidad de alimento ingerido.

7.- Practica ejercicio

Practicar ejercicio de manera habitual es probablemente uno de los mejores y más efectivos tratamientos para mantener un correcto estado de salud. Ayuda a sentirse bien con uno mismo. Además de reducir el riesgo de padecer diferentes enfermedades, ayuda a un equilibrio energético, colaborando en el control de peso adecuado

8. Correcto descanso

Es importante mantener un adecuado hábito de descanso, dormir las horas necesarias y hacerlo de una manera correcta, te ayudará a empezar los días con energía y a controlar el peso.