Organiza tu nevera saludable

Hay frigoríficos en los que resulta imposible encontrar nada. En cada estante se mezclan alimentos muy diferentes, algunos recipientes se quedan arrinconados y luego, con los días, nos damos cuenta de que se nos han estropeado alimentos. Pero todo tiene fácil solución con estos sencillos consejos.

El primer paso será realizar una buena lista de la compra. Para ello, tendremos que planificar los menús de la semana, lo que nos ayudará a comprar lo necesario y evitar tentaciones. Encontrarás toda la información sobre cómo realizar una compra saludable y distinguir los alimentos que no pueden faltar en tu nevera en este apartado   de Leche y Nutrición.

Conservar los alimentos
La zona más fría del frigorífico es la parte inferior, la que queda justo encima del congelador. Por ello, es aquí donde deberemos guardar los alimentos más sensibles como frutas y hortalizas . De hecho, muchos frigoríficos ya incorporan en esta zona de la nevera cajones específicos para la carne y el pescado.

Al abrirse y cerrarse de forma constante, la puerta es una zona poco fría, que reservaremos para bebidas como zumo, agua, condimentos, huevos, mantequillas, salsas y condimentos, quesos rallados y similares.

A pesar de las creencias más comunes, la leche y otros lácteos no debe colocarse nunca en la puerta sino en la zona central del frigorífico.

Fruta y verdura
Ya son muchos los frigoríficos que incorporan un cajón especial en la parte inferior para este tipo de alimentos, donde quedan más aisladas de la humedad y así se conservan mejor y por más tiempo. Si no hace demasiado calor, muchas de las frutas más habituales pueden guardarse en la despensa, donde madurarán mejor. En cualquier caso, almacenar frutas y verduras en cajones separados.

Carne y pescado
Al llegar a casa con la compra, se recomienda colocar la carne y el pescado en fiambreras bien cerradas para evitar que los líquidos que desprenden puedan tocar otros alimentos o bien ensuciar la bandeja o cajón.

En cuanto al pescado, el agua y la humedad son sus grandes enemigos, por lo que si no se va a congelar, habrá que conservarlo en una fiambrera con rejilla en la parte inferior, de manera que quede lo más aislado posible del agua que segregue.

Huevos
A pesar de que en el supermercado no los encontraremos en la zona de refrigerados, sí es recomendable guardar los huevos en el frigorífico al llegar a casa. No hace falta limpiarlos mientras están en la nevera, ya que así evitaremos que cualquier microrganismo pueda entrar en su interior a través de los poros de su cáscara. Pero recuerda lavarlos antes de usarlos.

Otros
Otros productos como bebidas en lata, yogures, comida preparada o sobrante envasada en recipientes herméticos deben colocarse en los estantes superiores ya que es una zona ligeramente más caliente que el resto y por ello, dedicada a aquellos productos que no presentan un riesgo para la salud alimentaria.

Limpieza y mantenimiento de la nevera
Por último, conviene mantener la nevera todo lo libre de bacterias que sea posible. Es necesario limpiarla regularmente con un paño húmedo y nunca con productos agresivos. En el caso de los modelos No Frost no es necesario descongelar, pero en los frigoríficos antiguos hay que hacerlo periódicamente para asegurar el buen funcionamiento del aparato.

También es importante colocar los productos que hayamos comprado en último lugar en la parte posterior de las bandejas, así nos aseguraremos de que no quedan fiambreras y alimentos rezagados y no se estropearán.

Más información:

http://www.lecheynutricion.es/nevera-saludable
“Cómo conservar las verduras en el frigorífico”, del blog Practicopedia
“Cómo conservar frutas y verduras”, del Blog La Bioguía
“Conservación y preparación de los alimentos”, de la web WebConsultas

Artículos de interés:

smotthie
  Atrévete y apúntate a la moda de los smoothies

  Leer noticia completa

 

tupper
  Cómo comer sano fuera de casa

  Leer noticia completa