Cómo mejorar la nutrición infantil

Si la nutrición es un tema clave para cualquier ser humano, lo es más para los niños. En la infancia, se adquieren los hábitos que pueden marcar el comportamiento  de la persona,desde el punto de vista nutricional, a lo largo de toda la vida. Por lo tanto, la nutrición infantil es un aspecto clave, dado que interviene en el desarrollo mental y físico del niño. Los hábitos nutricionales y el estilo de vida de la sociedad están cambiando y no siempre en sentido positivo. Por ejemplo, la obesidad es un tema candente en nuestra sociedad. Cuando se inicia en la infancia, es una preocupación tanto para padres y educadores, como para toda la sociedad. La comida rápida se está convirtiendo en una costumbre para muchas familias,lo que provoca que los más pequeños de la casa se acostumbren a malos hábitos desde una temprana edad. Es responsabilidad de padres, madres y educadores, y de la administración en general, enviar mensajes en la dirección adecuada para intentar evitar lo que se está convirtiendo en una epidemia del mundo desarrollado: la obesidad. Establecer unos buenos hábitos de vida y una adecuada nutrición en las primeras etapas de la vida, infantil en ocasiones se vuelve complejo para los padres. Existe un exceso de información que puede llegar a convertirse en desinformación. En este sentido, surgen preguntas como ¿Qué cantidad es la ideal para mis hijos? ¿Estará llevando a cabo una alimentación equilibrada? ¿Tendrá falta de algún nutriente? Estas son algunas recomendaciones para establecer una dieta saludable adaptada a la edad de cada niño:

niña fruta  

Bebés de 6 a 12 meses

En esta etapa de la vida, la nutrición gira en torno a la leche, ya sea leche materna o leche de fórmula. De hecho, la leche es el alimento que proporciona todos los nutrientes necesarios para que un niño esté sano y fuerte durante los primeros meses de su vida. Además, la leche materna proporciona beneficios al bebé como la protección frente a infecciones, y también ocasiona beneficios a la madre, tales como recuperar la forma física después del parto. A partir de los 6 meses, se debe comenzar con la incorporación de otros alimentos necesarios para garantizar la salud del niño. Se inicia por los cereales y de manera progresiva se van introduciendo los distintos grupos de alimentos. En el caso de cereales y legumbres, frutas, verduras y hortalizas, las cantidades que se ofrezcan deben adaptarse al apetito que tenga el niño en cada momento. En cambio, los alimentos proteicos (carne, pescado y huevo) es importante limitar las cantidades nutricionales de los niños, ya que esta situación de consumo en exceso se asocia a un riesgo más elevado de desarrollar obesidad infantil.

Niños de 1 a 3 años

En el momento que dejan de ser bebés entran en la etapa ideal donde se debe empezar a enseñarles a comer de manera saludable. Los hábitos que adquieran durante esta etapa serán determinantes en su futura alimentación como personas adultas. El secreto para conseguir una buena costumbre alimentaria es llevar, desde siempre, una dieta equilibrada y variada. Durante esta etapa, el niño empieza a comer solo. Es importante que esta actividad sea gratificante. Por eso, los padres han de buscar una forma divertida para que sus hijos coman alimentos que, a priori, pueden no ser muy apetecibles a sus ojos. Y es importante variar la preparación culinaria de cada alimento: asado, estofado, al vapor, al horno, cocido, etc. Uno de los objetivos de la nutrición infantil durante estos años es evitar el déficit de nutrientes. Algunos de los alimentos imprescindibles para un niño de entre 1 y 3 años son los siguientes:
  • Farináceos. Son todos aquellos alimentos ricos en hidratos de carbono, como pan, patata, arroz, pasta y legumbres.
  • Verdura y frutas. Es importante variar entre las opciones que se le den a los niños. Procurar no ofrecer siempre las mismas frutas o las mismas verduras.
  • Alimentos proteicos. Ajustar la dosis de los alimentos proteicos:
    • Carne: 40-50 g.
    • Pescado: 60-70 g.
    • Huevo: 1 unidad mediana.
  • Leche. A partir de los 12 meses, ya se puede ofrecer al niño, leche de vaca.
verduras

A partir de los 4 años

La alimentación se va acercando de forma progresiva a la que se realiza en la edad adulta. En este periodo es importante insistir en un justo consumo de azúcares, de grasas y sodio. Si no son bien controlados, estos factores harán que aumente de forma inadecuada el peso de los pequeños. Además, es una época en la que se relacionan con otros niños, van al colegio y entran en contacto con alimentos con un mayor contenido en grasa y azúcar, como son los pasteles, los dulces,  la bollería industrial y los alimentos fritos. Esta es una etapa fundamental para una adecuada educación. De ahí que sea esencial elegir alimentos saludables e instruir al niño a limitar los no saludables. Al final de esta etapa, en la adolescencia, las necesidades energéticas aumentan por ser una etapa en la que se producen importantes cambios. Hay una gran facilidad para acceder, en esta fase, a comida rápida de un bajo valor nutricional, por lo que la labor educativa continua siendo fundamental para padres y educadores. Es, por otro lado, un periodo en el que existe el riesgo de que algunos adolescentes restrinjan de forma muy severa la ingesta. Mantener un cuerpo esbelto de esta manera puede llevarles a padecer trastornos alimentarios. En esta fase es importante, por tanto, seguir con atención el comportamiento alimenticiode los jóvenes yseguir con comidas en familia para garantizar una correcta alimentación y, por lo tanto, una buena nutrición. La nutrición infantil es un empeño en el que no cabe el desaliento. Lograr que los niños coman sano a cualquier edad es una batalla constante y que, sin duda, merece la pena. Conseguir un desarrollo adecuado del niño con una nutrición saludable es la base para tener adultos sanos, y mejorar la salud de la sociedad.