Consejos para evitar el estreñimiento

El estreñimiento se define como la falta de movimiento regular de los intestinos. La frecuencia de deposiciones puede variar en cada persona, desde varias veces al día hasta 3 deposiciones semanales. El hecho de que no vayamos a diario no implica que haya una situación de estreñimiento.

¿Qué es exactamente el estreñimiento?

En primer lugar debemos dejar claro que el estreñimiento no es una enfermedad, más bien es un síntoma con diversas causas. ¿Podríamos considerar que una persona que va al baño menos de 3 veces por semana padece estreñimiento? Para determinar si una persona padece estreñimiento debe reunir dos o más de los siguientes síntomas:

• Esfuerzo defecatorio en más del 25% de las deposiciones.
• Heces duras o caprinas en más del 25% de las deposiciones.
• Sensación de evacuación incompleta en más del 25% de las deposiciones.
• Sensación de obstrucción anorrectal en más del 25% de las deposiciones.
• Necesidad de maniobras manuales para facilitar la defecación en más del 25% de las deposiciones
• Menos de tres deposiciones por semana.

Como se ha visto en los criterios, además de la frecuencia, el estreñimiento se caracteriza por dificultad a la hora de hacer de vientre, sensación de hinchazón o incomodidad. Una persona podría estar estreñida a pesar de ir al baño de forma diaria si las deposiciones son demasiado firmes y le producen incomodidad.

Causas del estreñimiento

La vida acelerada, una mala alimentación, la falta de ejercicio… Existen diversas razones que pueden causar el estreñimiento. Detectar cuál te afecta te ayudará a tomar medidas al respecto:

Una dieta pobre en fibra

No consumir la suficiente cantidad de fibra es la causa principal de estreñimiento en los pacientes sanos. La fibra es un carbohidrato que nuestro cuerpo no digiere y que es absorbido por el intestino delgado. La fibra insoluble activa el tránsito intestinal.

Falta de ejercicio

El sedentarismo es otra de las causas más comunes de estreñimiento. El intestino realiza movimientos de contracción para evacuar, llevar una vida activa y mantener la musculatura ayuda a este proceso.

No tomar suficiente agua

El agua ayuda a que el tracto digestivo se mantenga húmedo y facilita el movimiento de las heces. Consumir al menos 8 vasos de agua al día te ayudará a ir al baño con más frecuencia y de forma regular.

Cambio de hábitos

El estrés, demorar la defecación o cambiar de hábitos también pueden trastocar la regularidad de nuestro intestino. Por ese motivo es habitual sufrir de estreñimiento cuando nos vamos de vacaciones o pasamos unos días fuera de casa. Es recomendable establecer unos hábitos regulares para establecer rutinas y mejorar la frecuencia de deposiciones.

Cómo evitar el estreñimiento

En muchos casos, se recurre de forma habitual a los laxantes para solucionar este problema y, aunque en algunos momentos sea necesario, el abuso de ellos tiene un efecto rebote que nos provoca que el estreñimiento se agrave.
La mejor forma de solventar estos problemas a largo plazo es mejorar los hábitos de vida:

  • Llevar una dieta saludable y rica en fibra, que incluya fruta fresca, hortalizas, verduras, cereales integrales y legumbres.
  • Beber mucha agua.
  • Realizar ejercicio diariamente.
  • Intenta crear rutinas para ir al baño, siempre más o menos a las mismas horas.

Y además, hoy en día tienes en el mercado productos enriquecidos en fibra, que pueden ser un complemento ideal para tu dieta. ¡Prueba con estos consejos y ya verás cómo funcionas como un auténtico reloj!

Nuevo llamado a la acción