Del prado a tu mesa: así se produce la leche fresca

Los hábitos de los consumidores están cambiando y cada vez son más los que quieren recuperar los sabores de toda la vida. La leche fresca es uno de los productos que está ganando más terreno en los supermercados porque el tratamiento térmico al que es sometida garantiza la conservación de todas sus propiedades. Así, la leche fresca, la que deja marca en el vaso, se convierte en la alternativa perfecta para aquellos a los que les gusta disfrutar de la leche de siempre, 100% natural, 100% sabor.

La clave está en el origen

La leche fresca de Central Lechera Asturiana cuenta con el sello de Garantía Ganadera que certifica nuestro compromiso con el origen de nuestros productos y ganaderías, garantizando el bienestar animal, la calidad de vida de los ganaderos y la profesionalización de sus explotaciones. Ellos cuidan del ganado con el esmero y la profesionalidad forjada durante más de 50 años de experiencia, apostando por una alimentación natural basada en pastos que es el origen de una leche fresca con el mejor sabor. 

El tratamiento de la leche fresca

La leche fresca de Central Lechera Asturiana se caracteriza por el tratamiento al que se somete una vez es recogida de nuestras ganaderías. La pasteurización es un tratamiento térmico a baja temperatura (entre 70 y 90 grados) lo que permite la ausencia de  microorganismos perjudiciales para la salud. De esta manera, se altera lo mínimo posible su composición física y química y, por lo tanto, mantiene todas sus vitaminas y nutrientes.

Los beneficios de la leche fresca

La leche es un alimento muy completo con alto contenido en minerales como el calcio, fósforo y magnesio, y vitaminas A, D y B. La leche fresca conserva sus propiedades nutricionales y características organolépticas intactas, dando como resultado una leche que recuerda a la “de toda la vida”, la que deja marca en el vaso. Además, en un envase especialmente pensado para proteger la leche de la luz, lo que permite que la leche fresca llegue al consumidor en las mejores condiciones.

El contenido nutricional de la leche varía mucho según la vida y alimentación que hayan tenido las vacas. Por eso, la alimentación con pastos naturales de los prados de Asturias y los cuidados de nuestros ganaderos, con constante seguimiento y atención sanitaria de cada vaca, determinan la calidad de la leche fresca de Central Lechera Asturiana. Esta leche está pensada para todas aquellas familias y hogares que valoran el sabor del producto ante todo y los beneficios de lo 100% natural. 

Puedes encontrar la leche fresca entera y semidesnatada de Central Lechera Asturiana en formato de 1 litro en la nevera de tu supermercado de confianza para disfrutar del sabor tradicional de la leche recién ordeñada en tu casa.