El yogur, protector de nuestro sistema digestivo

yogur

Este lácteo protege la flora intestinal, estimula el sistema inmunitario, hace fuertes los huesos y conserva los dientes sanos. El yogur es considerado como un alimento interesante. Su consumo es importante en todas las etapas de la vida, pero sobre todo para los niños en edad de crecimiento y para las personas mayores, debido a que aporta una gran cantidad de nutrientes, es muy rico en calcio y posee excelentes cualidades gastrointestinales.

Las propiedades probióticas del yogur

El yogur natural es un alimento probiótico de por sí, posee alrededor de 100 millones de bacterias y numerosas propiedades para nuestro organismo. Es una leche fermentada que se obtiene a partir de la acción de diferentes bacterias (streptococcus termophilus y Lactobacillus bulgaricus) que transforman una parte de la lactosa en ácido láctico y, consecuentemente, se produce un aumento de la consistencia, gracias a la coagulación de sus proteínas.

El yogur como fuente de calcio

Otra de las propiedades nutricionales importantes que nos aporta un yogur es el calcio (100g yogur entero contiene 123 mg). El calcio es el mineral más importante para el crecimiento, el mantenimiento de la masa ósea. Además ayuda al fortalecimiento de los huesos y los dientes, manteniéndolos, fuertes y sanos.

Beneficios intestinales

El yogur, si no es desnatado, contiene grasa. También contiene azúcares, siendo el azúcar principal la lactosa, azúcar presente de manera natural en la leche. Para la digestión de la lactosa es necesaria la presencia de la lactasa, enzima encargada de disgregar la lactosa en sus dos moléculas más sencillas. Parte de esta lactosa,  durante la fermentación del yogur, se transforma en ácido láctico y esta acidez favorece el desarrollo de flora intestinal y ayuda a controlar la aparición de numerosas enfermedades intestinales como indigestiones, flatulencias, diarreas, etc.

Vitaminas tampoco faltan en un yogur. Destaca principalmente por su alto contenido en vitamina B2 (riboflavina). También se tiene que destacar su contenido vitamina D (calciferol) muy importante para los niños. Esta favorece la absorción del calcio y del fosforo en los huesos.