Leche y salud de huesos y dientes

El calcio es el elemento mineral más abundante en el cuerpo humano y el 99% se encuentra en los huesos y dientes, lo que explica la importancia de mantener a lo largo de toda la vida una dieta suficiente en sus aportes.

Huesos fuertes desde la infancia

Los hábitos dietéticos que comporten un consumo lácteo regular durante la infancia, conducen a un buen contenido mineral del esqueleto en los años posteriores. Por otra parte, una ingesta alta de leche durante la adolescencia se ha asociado a un mayor contenido del mineral óseo en la columna lumbar y en el radio durante la etapa del desarrollo en el se logra el pico de masa ósea. Es recomendable que la alta provisión de calcio de la dieta en el periodo de la adolescencia sea continuada la menos hasta los 24 años de edad.
Estudios recientes han demostrado que a partir de estas edades la adición diaria de 1 gramo de calcio supone una reducción del 25-30% en el riesgo de fracturas de cadera en la población de edad avanzada.

Dientes sanos

De igual modo, el calcio y las proteínas presentes en la leche son, junto al flúor y otros elementos de la dieta, decisivos para alcanzar un buen desarrollo de las piezas dentarias y mantenerlas sanas. Existen gran cantidad de estudios que confirman que el consumo de la leche ofrece un beneficio anticariogénico cuando se acompaña de una higiene oral correcta.

 

Referencia: Documento de Consenso: importancia nutricional y metabólica de la leche. Nutr. Hosp. vol.31 no.1 Madrid ene. 2015.