Los postres navideños, alternativas fáciles y deliciosas

 

La Navidad está a la vuelta de la esquina, y seguro que ya has dedicado algo de tiempo a  pensar en los menús con los que vas a sorprender a tus comensales. De entre todos los platos, el postre es el verdadero protagonista de la mesa durante estas fechas. Existen en el mercado miles de opciones: polvorones, mazapanes, turrones… Si te apetece, repasa con nosotros el origen de estos postres. En Central Lechera Asturiana te lo contamos, y te animamos a meter las manos en la masa y hacer tus propias elaboraciones con las que sorprenderás a tus invitados de una manera más sana y natural.

 

El origen del turrón: el Rey de la Navidad

Seguramente no te sorprenda que la gastronomía de nuestro país está profundamente ligada a nuestra herencia árabe, pero quizás sí te parezca curioso que aunque actualmente nuestro país es el primer productor mundial de turrón, no sea un dulce original de España.

Cuenta la leyenda que en la época de Ál-Andalus, existió un califa que se casó con una bella princesa escandinava, esta princesa estaba acostumbrada a vivir rodeada de nieve y echaba de menos el blanco resplandeciente del paisaje. La princesa estaba muy triste, y el Rey, para evitarlo, ordenó plantar miles de almendros alrededor del palacio. Cuando florecieron, los jardines se pintaron de blanco y la princesa recuperó su sonrisa. Este hermoso gesto del Rey implicó un exceso de producción de almendras, los aldeanos de la zona comenzaron a recoger el fruto y elaboraron distintos productos, apareciendo así las primeras recetas de turrón.

Actualmente la fabricación de turrón continúa haciéndose de forma tradicional: se cuece miel, se bate agregando azúcar y clara de huevo y se van añadiendo las almendras tostadas y sin piel. Esto da lugar a una pasta que se mezcla con palas de madera. Si estamos elaborando turrón blando se vierte esta mezcla en moldes y se plastifica al vacío. Si, por el contrario, elaboramos la modalidad de turrón duro, se le añade clara de huevo diluida y se vierte entre dos obleas.

Si elaborar el turrón te parece complicado, te proponemos una alternativa a la tableta tradicional de este dulce. Una manera diferente de disfrutarlo, ¿qué te parece un flan de turrón? La elaboración es sencilla, en Central Lechera Asturiana te enseñamos cómo hacerlo.

 

Algo de fruta en tu mesa: Postres fáciles

Manzanas asadas

Está claro que en estas fechas cuidar la línea no es nuestra prioridad, pero podemos incluir fruta en nuestros postres sin que dejen de resultar deliciosos. ¿Alguna vez has cocinado manzanas asadas? Es un postre fácil que además podrás elaborar aprovechando el uso del horno con alguno de tus platos salados, una buena manera de ahorrar.

Para elaborar este postre, solo necesitas estos ingredientes:

  • Manzanas: para esta receta nuestras variedad favorita es la reineta.
  • Relleno: Nueces, pasas , canela y azúcar.
  • Nata para montar central lechera asturiana.

La elaboración es muy sencilla: vacía el corazón de las manzanas, mezcla en un bol los frutos secos, la canela y el azúcar,  rellena el interior de las manzanas con la mezcla, introduce las manzanas en el horno y tras unos 30 minutos estarán cocinadas.

Mientras se van templando las manzanas, monta la nata en un bol bien frio. Sirve las manzanas con un poco de nata por encima y  disfrutarás de una explosión dulce en tu paladar.

 

Sorbete de frutos del bosque y mango

Añadir un sorbete a tu menú es una buena manera de aportar un toque fresco y digestivo en tus elaboraciones dulces.  Seguro has elaborado sorbete de limón o mandarina en alguna ocasión, nosotros te  proponemos que pruebes esta variedad de frutos del bosque y mango, apto para toda la familia ya que no lleva alcohol. Para elaborarlo solo necesitas:

  • 150 g de frambuesas
  • 150 g de arándanos
  • 1 naranja
  • 100 g de azúcar glass
  • 2 yogures naturales Central Lechera Asturiana
  • 2 mangos

Simplemente tienes que poner en un bol los frutos del bosque con el zumo de naranja y ralladura de su piel, añade el azúcar glass y déjalos macerar durante al menos media hora. Pela los mangos y tritúralos hasta conseguir la textura de un puré. Tritura por otro lado los frutos del bosque macerados. Ahora solo tienes que montar el postre. Te proponemos que uses una copa, en la base un poco de yogur, puré de mango, más yogur y la mezcla de frutos del bosque. Sorprenderás seguro con esta mezcla vistosa y deliciosa.

Si te animas con postres algo más elaborados, consulta nuestra guía de recetas navideñas, en la que además encontrarás recetas saladas con las que triunfar esta navidad. ¿Y si cocinas este año tu propio roscón? Seguro que Sus Majestades de Oriente lo agradecerán.

 

Descarga gratis el libro de recetas más buscado de estas Navidades

En nuestra guía compartimos contigo la elaboración más clásica del Roscón relleno de nata, pero este dulce admite variaciones y cada año aparecen creaciones novedosas que no dejan de sorprendernos: rellenos de cookies, de praliné e incluso de té verde.

Esta elaboración navideña lleva deleitando paladares en el mundo entero desde hace mucho tiempo. Los primeros orígenes datan del siglo II a.C., cuando se comienzan a elaborar unas tortas redondas rellenas de dátiles, higos y miel, que son las protagonistas de las fiestas populares de los esclavos. Es un siglo después cuando se empieza a incluir un haba en su interior, simbolizando suerte y prosperidad para quien se la encontrara en su porción. Con la imposición del cristianismo como religión oficial caen en el olvido las fiestas paganas, y con ellas platos típicos como el Roscón. No es hasta el siglo XVIII,  durante el reinado de Luis XV, cuando esta delicia navideña adquiere la relevancia que tiene hoy en día.

Actualmente el roscón tradicional incluye dos premios en su interior, una figurita que simboliza la buena suerte y un haba que implica para quien la recibe pagar el roscón. Si te animas a elaborarlo tú mismo, ¡ojo!, no te olvides de los premios.