Hidratos de carbono

También llamados glúcidos o azúcares. Aportan energía al organismo, de modo que cuando no se necesita, una pequeña parte se almacena en el hígado y músculo como glucógeno (un complejo de moléculas de glucosa), y el resto se acumula en el organismo como tejido adiposo, es decir, grasa.

Los hidratos de carbono deben aportar entre el 50%-55% de la energía total de la dieta.

Se pueden clasificar en:

    • Simples: son las frutas, la leche y sus derivados, y las verduras, así como los alimentos de azúcares procesados y refinados como los dulces, el azúcar de mesa, los jarabes, las bebidas refrescantes y energéticas.
    • Complejos: pertenecen a esta clasificación los panes y cereales integrales, las verduras ricas en almidón y las legumbres.