Vitaminas

Son micronutrientes que, aunque son necesarios en pequeña cantidad, deben ser aportados en la dieta. No proporcionan energía, de manera que no aportan calorías.

Su función es reguladora, ya que participan en muchos procesos metabólicos haciéndolos operar con el ritmo correcto. Por lo tanto, la ausencia o insuficiencia de una vitamina determinada perjudicará al organismo, produciendo avitaminosis, cuando la carencia de la vitamina es extrema. O déficit vitamínico, cuando la vitamina se ingiere pero en cantidad insuficiente. Es difícil que hoy en día, se encuentren cuadros clínicos claros de avitaminosis, ya que éstas son más frecuentes en países en vías de desarrollo.

Mantener una alimentación sana y equilibrada es la mejor forma de conseguir la ingesta de vitaminas en cantidad suficiente.

Las vitaminas se clasifican en:

  • Vitaminas Liposolubles:

    Son las vitaminas A, E, D y K. Son solubles en cuerpos grasos y el organismo puede almacenarlas fácilmente, puesto que el organismo las puede almacenar como reserva, su carencia estaría basada en malos hábitos alimentarios.

    Ver tabla

  • Vitaminas hidrosolubles:

    Son la vitamina B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico), B12 (cobalamina), H (biotina) y C (ácido ascórbico). Al ser hidrosolubles, su almacenamiento es mínimo, por lo que es necesaria su aportación diaria.

    Ver tabla

Central lechera Asturiana
Central lechera