El estudio de referencia DASH (Dietary Aprroaches to Stop Hypertension) centrado en los enfoques de la dieta para detener la hipertensión, se basa en lo que la gente debe comer. En este caso, la dieta debe ser rica en frutas y verduras, carbohidratos complejos y en lácteos desnatados. Los pacientes que siguen esta alimentación, han mostrado resultados excelentes en cuanto a la mejoría de la HTA. Los   altos niveles de potasio, magnesio y calcio en la dieta DASH son, al menos, parcialmente responsables de estos resultados.

Los ensayos clínicos indican que el consumo recomendado de los productos lácteos, dentro de una dieta saludable, pueden contribuir a reducir la presión arterial en personas con presión arterial normal y elevada. Los datos emergentes también indican que los péptidos específicos asociados con la caseína y proteínas de suero pueden disminuir considerablemente la presión arterial.

J. Anderson, L. Young and E. Long. Diet and Hypertension. State University Cooperative Extension. 2008.FUENTE: Huth PJ, DiRienzo DB, Miller GD. Major scientific advances with dairy foods in nutrition and health. J Dairy Sci. 2006;89(4):1207-21

En un meta-análisis en el que se analizó el efecto del consumo de lácteos sobre el riesgo de hipertensión se concluyó que tanto el consumo de lácteos totales, como de lácteos bajos en grasa y de leche contribuirían a reducir el riesgo de hipertensión.

Soedamah-Muthu SS, Verberne LD, Ding EL, Engberink MF, Geleijnse JM. Dairy Consumption and Incidence of Hypertension A Dose-Response Meta-Analysis of Prospective Cohort Studies. Hypertension 2012

En relación a esto, en otro meta -análisis, sólo se obtuvieron resultados significativos para el consumo de lácteos bajos en grasa.

Ralston R, Lee J, Truby H, Palermo C, Walker K. A systematic review and meta-analysis of elevated blood pressure and consumption of dairy foods. J Hum Hypertens 2011; 26: 3-13.