Poseen características similares a la verdura, ya que proporcionan vitaminas y minerales, especialmente vitaminas A y C, y fibra. Poseen una cantidad de agua superior a las verduras (80-90%), pero son ricas en azúcares simples tipo sacarosa, glucosa y fructosa pese a tener un contenido calórico bajo.

Son alimentos ricos en agua, minerales, oligoelementos, vitaminas y fibra alimentaria. El contenido en azúcar es muy variable, oscilando entre el 6,5 y el 20% en los melones y plátanos, respectivamente. El consumo variado de estos alimentos asegura un aporte nutricional más completo, dada la variabilidad en el contenido vitamínico de éstos, en función de su nivel de maduración y estacionalidad. Debe destacarse su contenido en antioxidantes y su bajo contenido calórico.