La alimentación en la infancia es muy importante ya que contribuye al correcto crecimiento y desarrollo de los niños.
Si los hábitos adquiridos en la infancia son buenos, se favorecerá un estilo de vida saludable en el adulto, además, se previenen problemas de salud.
Por otro lado, un niño mal alimentado puede tener trastornos de desnutrición, anemia, obesidad, problemas de aprendizaje y de conducta. Un niño bien alimentado posee más y mejor energía para el aprendizaje escolar y la actividad física.

Recomendaciones de la Pirámide de la alimentación:

 

  • Cereales, pan, arroz, pasta y patatas: 4-6 raciones/día.
  • Verduras y hortalizas: 2 raciones/día.
  • Grasas, aceites: 6 raciones/día.
  • Frutos secos: en niños a partir de los 4-5 años; 3-5 raciones/semana.
  • Leche y lácteos: 2-4 raciones/día.
  • Legumbres: 2-3 raciones/semana.
  • Huevos, carnes pescados y mariscos: 2 raciones/día. Se recomienda un consumo de 4-5 huevos a la semana en infancia y adolescencia.
  • Agua: 6-8 raciones/día. No sustituir por refrescos o zumos.

La leche y los lácteos aportan nutrientes esenciales para el crecimiento como son el calcio y las proteínas. Se recomienda que los niños tomen al menos dos raciones de leche o lácteos, entendiendo por una ración: un vaso de leche, dos yogures, una tarrina individual de queso fresco tipo Burgos, etc.

Los productos lácteos tienen gran relevancia dentro de la alimentación humana. Durante la infancia tienen lugar el crecimiento y el desarrollo, y los lácteos proporcionan nutrientes imprescindibles en este periodo.
El calcio es responsable de varias de las propiedades beneficiosas de los productos lácteos. Entre ellas:

  • Densidad ósea, un aporte óptimo de calcio en las tres primeras décadas de vida es fundamental para adquirir una masa ósea adecuada (máxima de acuerdo con el potencial genético de cada individuo). Esto es debido a que el calcio contribuye al crecimiento y desarrollo normal de los huesos en niños.
  • Peso corporal.
  • Perfil lipídico.

Por todo esto, los productos lácteos son muy importantes en la edad infantil, ya que este periodo de la vida necesita un aporte elevado de nutrientes. Los nutrientes que contienen los productos lácteos, contribuyen al crecimiento y el desarrollo de los niños.

Diversos estudios han encontrado que la ingesta de productos lácteos en población infantil se asocia con cifras más bajas de colesterol y con un mejor perfil lipídico con respecto a los resultados obtenidos en niños que tomaron menos productos lácteos.

Para saber cómo introducir estas recomendaciones en el día a día de los más pequeños, visita nuestra sección “Como planificar tu menú ideal” en el apartado “Tu menú ideal
(*) Encuentra a que equivalen las raciones de alimentos en nuestra tabla de equivalencias de alimentos en la sección “Recetas”.

Nuevo llamado a la acción

      • Reparto del los alimentos entre niños:

        Reparto de alimentos
            • Lácteos
            • 2-4 raciones/día
            • Aceite de oliva
            • 3-6 raciones/día (cucharada sopera)
            • Carne, pescado y huevos
            • Carne: 3-4  raciones/semana, pescado: 3-4 raciones/semana y huevos: 3-4 raciones/semana
            • Verduras y hortalizas
            • ≥ 2 raciones/día
            • Frutas
            • ≥3 raciones/día
            • Cereales y féculas (pan, pasta, arroz, patatas…)
            • 4-6  raciones/día

        Fuente: Salas-Salvadó J, Bonada i Sanjaume A, Trallero Casañas R, Saló i Solà M.E, Burgos Pélaez R. Nutrición y Dietética Clínica. 2ªed. Barcelona: Elsevier; 2008