Por qué incluir yogur en el desayuno

yogur desayuno

El desayuno ofrece una gran oportunidad para ingerir más alimentos saludables y aumentar el consumo total de nutrientes.

Tras toda una noche de ayuno, nuestros niveles de azúcar (glucosa) en sangre están a mínimos, por lo que nuestro organismo necesita reponer fuerzas para ser capaz de iniciar el día con vitalidad y energía suficiente para desarrollar todas nuestras actividades diarias.

Los expertos proponen realizar un desayunos durante la hora y media tras levantarse (y antes de iniciar la actividad diaria), y posteriormente, tomar a media mañana un almuerzo más ligero.

La revista de nutrición European Journal of Clinical Nutrition publicó un artículo en el que se menciona que la inclusión del yogur como parte de la alimentación diaria de los niños puede ser clave para incrementar nutrientes claves como calcio, magnesio, yodo y riboflavina (una vitamina del complejo B presente en derivados lácteos y encargada de controlar posibles riesgos de obesidad).

Son muchos los motivos por los que resulta saludable incorporar un yogur a nuestro desayuno

  • Resulta nutricionalmente completo y delicioso, y, es además uno de los componentes del triángulo mágico del desayuno (lácteo, fruta y cereal).
  • Es una base muy interesante a la que añadir otros productos saludables como las frutas, semillas, frutos secos o cereales. Con tal variedad de posibilidades, es difícil que nos aburramos.  Al ser fácilmente combinable con frutas, nos ayuda a cumplir con las raciones recomendadas de estas.
  • Sustituye a otros alimentos de consumo ocasional, normalmente ricos en grasa y en azúcares añadidos que no nos convienen.
  • El desayuno debe aportar un 20-25% de la energía diaria y el almuerzo entre el 10-15% de la misma. Realizar estas comidas cada día resulta fundamental, ya que nos ayuda a crecer y mantenernos sanos y a mejorar el rendimiento escolar y laboral.
  • Es un alimento fácil y rápido de preparar. Además, te lo puedes llevar cómodamente casi cualquier parte.