Alertan de posibles efectos dañinos sobre la salud de edulcorantes artificiales

En un experimento se les dio a un grupo de ratones tres edulcorantes artificiales: sacarina, sucralosa y aspartamo. (Estos son los tres edulcorantes artificiales más utilizados). Los investigadores compararon los ratones que fueron alimentados con estos edulcorantes con ratones que habían tomado glucosa o sacarosa, que son los dos azúcares absorbibles. Al final del experimento (cuatro semanas), había un profundo efecto en el control glucémico de los ratones que estaban siendo alimentados con edulcorantes artificiales no calóricos ya que tenían una desregulación significativa de su control de la glucemia. La sacarina tenía el efecto más pronunciado, por lo que hizo otro experimento usando una dosis más baja de sacarina, que mostró el mismo tipo de glucémico empeoramiento en los ratones.

¿Se debió este efecto, a una alteración del microbioma?
Sabemos que los azúcares son potencialmente fermentable y el microbioma puede alterarse con su ingesta, ya que las bacterias pueden transformar estos edulcorantes y, posteriormente,  regular positivamente ciertas vías por sí mismos, a través de los productos de degradación, o pueden tener un efecto prebiótico. En un efecto prebiótico, la sustancia ingerida en realidad puede ser tóxica debido a los productos de desecho metabólicos que generan las bacterias y pueden favorecer el crecimiento de bacterias no deseables (disbiosis intestinal).

Posteriormente, los investigadores del Instituto de Ciencia Weizmann les suministraron antibióticos a los ratones con intolerancia artificial a la glucosa, inducida por los edulcorantes, durante 4 semanas. El hecho de invertir dicho efecto por el tratamiento con antibióticos, demostró que el efecto glucémico se debía a la disbiosis generada por los edulcorantes.

Los investigadores dieron un paso más y analizaron algunas de las consecuencias metabólicas, incluyendo lo que llamamos metagenómica (vías metabólicas reguladas al alza por algunos de estos cambios bacterianos). Lo que encontraron fue que hay una gran cantidad de regulaciones al alza, por ejemplo, una regulación positiva, en particular, entre los ratones alimentados con la sacarina, era un aumento en la vía de degradación de glucanos. Este es un camino que ha sido fuertemente asociada, no sólo en ratones, sino también en los seres humanos-con la diabetes y la obesidad. Otras vías reguladas artificialmente al alza, son las que conciernen al almidón, sacarosa, fructosa, y metabolismo de la manosa y ácido fólico, glicerolípidos, y la biosíntesis de ácidos grasos. En contraste, los ratones que no recibieron la sacarina no tienen estos efectos.

Estas regulaciones al alza (upregulations) se sabe que son vías que se expresan a menudo en la diabetes y la obesidad. Finalmente, Lo que demostraron cuando observaron el microbioma y el perfil genómico son aumentos en las bacterias que pertenecen al género Bacteroides y el orden Clostridiales y disminución de Lactobacillus reuteri entre los ratones alimentados con sacarina. Una vez más, podemos ver que no sólo existe una disbiosis, sino que hay un patrón que es reproducible a través de estos estudios.

Conclusiones en humanos
A continuación, se probaron estos resultados en seres humanos, utilizando una base de datos con perfiles nutricional en un gran número de pacientes. Se identificaron 381 no diabéticos en su base de datos, con aproximadamente 44% de varones. Se miraron asociaciones con el control glucémico y la ingestión de edulcorantes artificiales no calóricos. Pues bien, cuando examinaron la exposición a los edulcorantes artificiales no calóricos, se produjeron los cambios observados en el modelo del ratón, es decir, hubo aumentos en la hemoglobina A1c, más prediabetes, disminución de la tolerancia a la glucosa, alteración de la glucosa en ayunas, y el aumento de peso corporal y las proporciones de cintura a cadera. Por lo tanto, había un patrón de obesidad central en el síndrome metabólico. Estos cambios estaban relacionados con esta exposición a los edulcorantes artificiales no calóricos, y parecía que había un efecto relacionado con la dosis. En otras palabras, las personas que utilizan más de estos edulcorantes artificiales no calóricos tuvieron efectos aún más pronunciados.

No se detuvieron en ello y comprobaron en pacientes delgados que se alimentaban conforme a las normas admitidas por la FDA respecto al consumo de sacarina, y la sorpresa fue que 4 de los 7 participantes desarrollaron intolerancia a la glucosa, y su respuesta glucémica en relación a lo que eran al inicio del estudio fue sorprendentemente aberrante. También analizaron la respuesta en el microbioma, y se encontraron con que no había cambios profundos en estos 4 participantes. A los 3 participantes que no desarrollaron intolerancia a la glucosa también se les realizó un análisis del microbioma, pero no parecían diferir de su análisis de referencia. Así que algo en estos 4 participantes realmente pareció cambiar. Cuando estos pacientes reanudaron su dieta normal y se detuvieron su consumo de sacarina, volvieron a tener una tolerancia normal a la glucosa. A continuación se llevaron las heces de estos 7 participantes, y se efectuó un trasplante fecal a los ratones. ¡Y los ratones previamente libres de gérmenes que recibieron el transplante fecla de los cuatro participantes con intolerancia a la glucosa, desarrollaron intolerancia a la glucosa también! Por lo tanto, se trataba de un fenómeno transmisible mediante un trasplante fecal.

Un profundo efecto
Los edulcorantes artificiales se utilizan con frecuencia en todo el mundo para tratar de disminuir la exposición a la glucosa, aumentar el control glucémico, y disminuir la tendencia a la obesidad. De hecho, lo que estamos viendo es que estos edulcorantes artificiales en realidad tienen un profundo efecto en las consecuencias metabólicas relacionadas con la disbiosis, a pesar de estar libres de calorías. Este disbiosis conduce un número de diferentes vías que posiblemente pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes o la exacerbación de control de la glucemia en pacientes con diabetes, y lo mismo para la obesidad.

Conclusión:
Los médicos que recomiendan estos edulcorantes tienen que dar un paso atrás y realmente re-evaluar sus recomendaciones, especialmente entre sus pacientes con diabetes y la obesidad. De hecho, podemos estar tratando con un lobo con piel de cordero.

Referencia: Dr David Johnson, professor of medicine and chief of gastroenterology at Eastern Virginia Medical School in Norfolk, Virginia.