Alimentos para cuidar su salud auditiva

Nuevos estudios avalan que una dieta saludable previene la pérdida auditiva

¿Qué dice la organización mundial de la Salud (OMS) sobre la hipoacusia?

Según apunta la OMS, la hipoacusia afecta al 8% de la población. Además, más 5% del mundo (466 millones) sufre audición discapacitante. Se prevé que en 2050 más de 900 millones de personas – una de cada diez – padecerá hipoacusia. Actualmente, una tercera parte de las personas mayores de 65 años padece pérdida de audición discapacitante.

Se dice que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 dB. La pérdida de audición puede ser leve, moderada, grave o profunda. Afecta a uno o ambos oídos y entraña dificultades para oír una conversación o sonidos fuertes. Además, las causas de pérdida de audición pueden ser congénitas o adquiridas.

La influencia de los patrones dietéticos y hábitos de vida saludables sobre la audición

Los patrones dietéticos más saludables se han venido relacionando con un menor riesgo de pérdida auditiva. Sin embargo, hasta la fecha no se habían realizado estudios prospectivos respecto a cómo la diete afecta al umbral audiométrico.

Ahora, una gran investigación constata que la dieta mediterránea y la Dieta contra la hipertensión (DASH) ayudan a prevenirla. Han descubierto que seguir una dieta saludable puede reducir el riesgo de pérdida auditiva adquirida.

Mediante un estudio retrospectivo, examinaron los cambios a lo largo de tres años en las sensibilidades auditivas. Participaron un total de 3.135 mujeres entre 2012 y 2018.   Los investigadores observaron que las mujeres que seguían patrones de alimentación saludables comúnmente recomendados, así como enfoques dietéticos contra la hipertensión (DASH), tenían un riesgo sustancialmente menor de disminución de la sensibilidad auditiva. Los hallazgos del equipo se publicaron en el ‘American Journal of Epidemiology‘.

En conclusión, «existen riesgos potenciales modificables que afectan a la pérdida de audición. De este modo, cambiando nuestra dieta y estilo de vida podemos prevenirla o retrasar la hipoacusia”. Sharon Curhan, principal investigador y médico y epidemiólogo en la División de Medicina de la Red de Brigham’s Channing.

Existen otros estudios que confirman la relación de la dieta con la calidad auditiva

Por un lado, algunos estudios relacionan el consumo de ciertos alimentos con un menor riesgo de pérdida auditiva. Destacan aquí alimentos con carotenoides, beta-caroteno y beta-criptoxantina, presentes en la calabaza, zanahorias, naranjas y otras frutas y verduras. También ayudan los alimentos con folatos, presentes en las legumbres y verduras de hoja verde entre otros. Finalmente, no nos podemos olvidar de los ácidos grasos omega 3 de cadena larga, presentes en mariscos y pescados.

Por otro lado, algunos ensayos han constatado que el potasio y el zinc son buenos aliados de la audición. Así, del mismo modo que tomamos leche para mantener nuestros huesos fuertes, los plátanos ayudarían a nuestra audición.

Debemos cuidar nuestra dieta y hábitos de vida

En conclusión, los factores medioambientales como la dieta y el estrés pueden dañar el oído.

El autor de la investigación insiste: «Nuestro estudio no examinó directamente los mecanismos causales. Sin embargo, una dieta más saludable puede influir en estos procesos y proteger contra la pérdida auditiva mediante una serie de mecanismos, que incluyen la protección contra el daño oxidativo, la promoción de lípidos sanguíneos beneficiosos, una mejor función endotelial, una presión arterial más baja y menos inflamación; todos ellos pueden conferir protección contra el compromiso vascular (flujo sanguíneo reducido) y contra la neuroinflamación y la neurodegeneración».

Glosario:

Estudio prospectivo: El estudio prospectivo es un estudio longitudinal en el tiempo que se diseña y comienza a realizarse en el presente, pero los datos se analizan transcurrido un determinado tiempo, en el futuro.

Fuente