Dieta cetogénica y salud ósea

La dieta cetogénica podría afectar a la salud ósea de los atletas

Dieta cetogénica

La dieta cetogénica, conocida como dieta KETO, se caracteriza un consumo alto de grasas y bajo de carbohidratos. Esta dieta, pueden llegar a modificar la manera en que nuestro cuerpo obtiene su energía.

Los carbohidratos se metabolizan rápidamente para obtener energía, sin importar si provienen de nuestra dieta o están almacenados en nuestros músculos e hígado. Cuando las personas llevan una dieta cetogénica queman enseguida los carbohidratos almacenados y su cuerpo empieza a utilizar la grasa como fuente de energía. Sin embargo, la grasa debe descomponerse primero y, como parte de ese proceso, el hígado produce sustancias conocidas como cuerpos cetónicos que pueden convertirse en energía.

Algunos estudios han sugerido que las dietas reducidas en carbohidratos y abundantes en grasas podrían modificar el metabolismo óseo. Estudios en modelos animales y niños con epilepsia que siguen estas dietas para su tratamiento, ya las han asociado con una mala salud ósea. Aún así, ningún estudio ha examinado los efectos de la restricción de carbohidratos a largo plazo.

Ahora, un nuevo trabajo evidencia cómo marcadores de remodelación ósea se ven afectados por dietas cetogénicas a corto plazo. Esto justifica nuevos estudios a largo plazo de los efectos de la dietas bajas en carbohidratos sobre la salud ósea.

Deporte, dieta cetogénica y osteopenia. Nuevas evidencias.

Los deportistas que siguen dietas cetogénicas podrían desarrollar síntomas prematuros de osteopenia. Así lo parece evidenciar un nuevo estudio realizado en marchistas de alto rendimiento publicado en la revista Frontiers in Endocrinology.

El objetivo del estudio, era investigar las interacciones dieta-ejercicio relacionadas con los marcadores óseos en marchistas élite después de una dieta cetogénica.

Participaron 30 atletas de marcha de élite. Se dividieron en dos grupos con base en su disposición a probar una dieta cetogénica o no.

El hueso es un tejido activo que se crea y destruye en respuesta a las exigencias del cuerpo. Por ello, los investigadores revisaron los niveles en la sangre de los atletas de sustancias específicas que se sabe que están relacionadas con la descomposición, la reconstrucción y el metabolismo óseo en general. Así, previo al inicio de las dietas, los investigadores extrajeron sangre de los deportistas antes y después de una sesión de ejercicio para establecer el punto de partida de su salud ósea y otros marcadores de su salud y aptitud física.

15 atletas comenzaron una estricta rutina alimentaria reducida en carbohidratos y abundante en grasas. El resto de los hombres y mujeres continuaron con una dieta abundante en carbohidratos.
Todas las comidas de los atletas fueron similares en cuanto a la cantidad de calorías que consumían con relación a su peso corporal. Además, todos los atletas iniciaron un entrenamiento intenso de 3 semanas y media.

Después, los investigadores volvieron a extraer sangre y verificaron los marcadores de la salud ósea.

Resultados y conclusiones

Encontraron diferencias significativas entre los que siguieron una dieta cetogénica y los que no.

Ahora, en los atletas que llevaron la dieta cetogénica, los marcadores de descomposición ósea estaban más elevados que al inicio del estudio, mientras que los de formación y metabolismo general de los huesos estaban más bajos. Estos mismos marcadores se mantuvieron prácticamente sin cambios en los atletas con la dieta abundante en carbohidratos. En otras palabras, los atletas que siguieron la dieta cetogénica mostraron síntomas de una salud ósea afectada.

“Creemos que la dieta cetogénica tal vez afecta el metabolismo óseo debido a los efectos posteriores de la disponibilidad reducida de carbohidratos en hormonas determinadas, además de otros factores”. . Sin embargo, se requieren más estudios, por supuesto. Louise Burke. Directora de nutrición deportiva en el Instituto Australiano del Deporte en Canberra y una de los autores principales del nuevo estudio.

Fuente

The New York Times
https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fendo.2019.00880/full