El riesgo genético a padecer un infarto de miocardio se puede reducir con un estilo de vida saludable

El cardiólogo Valentín Fuster asegura que  el riesgo genético a padecer un infarto de miocardio se puede reducir con un estilo de vida saludable

 

 

Valentín Fuster, recientemente nombrado presidente del Consejo Asesor de Sanidad, además de ser el director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) y del Instituto Cardiovascular del Hospital Mount Sinai, Valentín Fuster. Ha asegurado, durante un curso magistral en Barcelona, que el riesgo genético a padecer un infarto de miocardio se puede reducir con un estilo de vida saludable.

Estas declaraciones, se basan en un estudio publicado en ‘The New England Journal of Medicine’. Los resultados del mismo, ha demostrado que la población con predisposición genética a desarrollar una enfermedad cardiovascular puede reducir su riesgo de infarto adoptando hábitos saludables.

La esperanza radica en educar a los niños en un estilo de vida saludable

Por todo ello, Fuster insiste en la importancia de la educación en un estilo de vida saludable para cuidar la salud desde que se es pequeños. Así como, la importancia de la creación de entornos físicos y sociales que promuevan la salud, zonas deportivas o auditorios enfocados a la educación de hábitos saludables.

Para concluir, el cardiólogo explica que el mensaje del estudio es simple: “el ADN no dicta nuestro destino. Hay muchas personas que piensan que el riesgo genético es inevitable. Pero parece que esto no es así respecto al infarto de miocardio”.

Fuente:

http://ecodiario.eleconomista.es/salud/noticias/8518384/07/17/Fuster-asegura-que-el-riesgo-genetico-a-padecer-un-infarto-de-miocardio-se-puede-reducir-con-un-estilo-de-vida-saludable.html