¿Qué entendemos por Dieta Mediterránea?

Seguramente hayas oído hablar de la Dieta Mediterránea infinidad de veces… pero ¿sabes realmente de donde proviene?, ¿conoces sus recomendaciones?

Su origen proviene de una antigua palabra griega diaita, estilo de vida equilibrada, significa mucho más que una pauta nutricional.

La Dieta Mediterránea es un estilo de vida, no solo un patrón alimentario que combina ingredientes de la agricultura local, las recetas y formas de cocinar propias de cada lugar, las comidas compartidas, celebraciones y tradiciones, que unido a la práctica de ejercicio físico moderado, pero diario favorecido por un clima benigno completan ese estilo de vida que la ciencia moderna nos invita a adoptar en beneficio de nuestra salud, haciendo de ella un excelente modelo de vida saludable.

Engloba a los pueblos de la cuenca mediterránea. Esta dieta se traslada de generación en generación desde hace muchos siglos, y está íntimamente vinculada al estilo de vida de los pueblos mediterráneos a lo largo de su historia. Ha ido evolucionando, incorporando poco a poco nuevos alimentos y técnicas. Por todo ello, podemos considerar a la Dieta Mediterránea como un patrimonio cultural evolutivo, dinámico y vital.

La Dieta Mediterránea se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales, como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos; el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino consumido generalmente durante las comidas.