Recetas

Alcachofas con jamón


Para compartir


40 minutos


Dificultad Baja


Precio Bajo

La alcachofa es una de esas hortalizas sabrosas que admite muchas preparaciones. Combina un cierto sabor amargo inicial con un regusto final dulce y precisamente por eso suele levantar pasiones. Especialmente, si no te gustan amargas, las mejores alcachofas son las que llegan al mercado entre el otoño y la primavera. Es conveniente que las compres con las hojas bien apretadas y sin manchas pardas; es el mejor indicador de que están en su punto ideal. Es importante también desechar esas hojas más duras, una vez cocidas.

A las alcachofas se les atribuyen propiedades depurativas, diuréticas y saciantes por su aporte de fibra y, de hecho, esto dio lugar a mucha literatura sobre la llamada dieta de a alcachofa. Como bien sabes, la mejor forma de llevar un estilo de vida saludable es preocuparse de alimentarse de forma equilibrada, con todos los grupos de alimentos y consumir 5 raciones de frutas, verduras y hortalizas cada día. La alcachofa contiene sobre todo agua, pero también hidratos de carbono y vitaminas y minerales. Así que cenar un buen plato de alcachofas con jamón es una gran elección, saludable y nutritiva. ¿Quieres descubrir la mejor receta de alcachofas con jamón? ¡Vamos allá!

Preparación


  1. Empezaremos por cocer en abundante agua con sal las alcachofas enteras y lavadas durante entre 20 y 25 minutos.

  2. Una vez cocidas y después de que hayan enfriado un poco, retiraremos las hojas duras para dejar los corazones de alcachofa y las hojas más tiernas. Es recomendable también que cortemos el tercio superior.

  3. Antes de continuar con la elaboración de nuestro plato, cortaremos las alcachofas por la mitad a lo largo y rociaremos sobre ellas el zumo de medio limón. Las dejamos reposar mientras nos ponemos con el sofrito.

  4. En una sartén con un ligero chorrito de aceite, ponemos un diente de ajo partido en dos a dorar. Es importante hacerlo a fuego suave para evitar que se queme y dé un sabor amargo al plato. Si eso ocurre, vuelve a empezar, ¡no arruines la receta!

  5. Añadimos ahora el jamón cortado en daditos y los piñones a la sartén. Rehogamos durante unos minutos a fuego lento para que se dore. Es importante que el jamón no se tueste de más y se endurezca.

  6. Por último, añadimos las alcachofas partidas y dejamos cocinar en la sartén durante unos 15 minutos a fuego lento para que cojan todo el sabor de la mezcla. Si ves que las alcachofas no sueltan líquido, puedes añadir medio vaso de agua.

  7. ¡Ya tenemos casi listas nuestras alcachofas! Sólo queda probar y rectificar si es necesario y darle el toque final antes de servir: Con las alcachofas sobre la fuente, recién sacadas del fuego, pon unas lascas de queso parmesano sobre cada pieza y espolvorea todo con un poco de perejil picado. ¡Todo el mundo a la mesa!

Trucos, consejos y notas


  • Si quieres evitar que las alcachofas se oscurezcan, te recomendamos que tengas preparado un bol con agua y una ramita de perejil dentro cuando las limpies, antes de cocer. A medida que las vayas preparando, mételas en agua con perejil. ¡Mantendrán su color natural! Además, para que no te tiñan las manos, es mejor que hagas este trabajo con guantes.

  • Las alcachofas son bastante sensibles, así que es mejor consumirlas recién compradas. Si no las vas a preparar enseguida, es mejor que las compres con suficiente tallo para ponerlas en agua, como si fueran flores.