Recetas

Buñuelos con nata


8


20 minutos


Dificultad Fácil


Precio Bajo

Los buñuelos rellenos de nata, también conocidos como profiteroles, tienen como base una masa de origen francés llamada “Pâté a Choux”, que después se rellena con nata o crema. Los buñuelos con nata son una alternativa perfecta para las sobremesas o, si lo prefieres, puedes combinarlos con una taza de té para disfrutar de una merienda exquisita. Prepararlos es mucho más fácil de lo que parece, ¿te animas?

Preparación


  1. En un cazo ponemos al fuego un vaso grande de agua junto con la mantequilla, la sal y el azúcar y removemos para mezclar bien todos los ingredientes. Cuando hierva retiramos el cazo del fuego y añadimos la harina. Es importante tamizar la harina antes de añadirla a la mezcla, ya que así evitamos que se formen grumos. Después removemos bien la masa hasta que quede bien mezclada y homogénea. A continuación, con la ayuda de una batidora vamos añadiendo uno a uno los huevos hasta que la masa quede bien cremosa.

  2. El siguiente paso es colocar la mezcla en una manga pastelera que nos ayudará a dar forma a los buñuelos. Cubrimos una bandeja de horno con papel antiadherente sobre el que iremos poniendo la masa de manera que nos queden unos círculos achatados que terminen en pico. Después metemos la bandeja en el horno, que habremos precalentado a 180ºC, hasta que los buñuelos suban y se doren.

  3. Mientras se hornean los buñuelos, en un bol vertemos la nata de repostería junto con el azúcar glas y las semillas que hemos extraído de la vaina de vainilla. Montamos la mezcla con ayuda de la batidora. Después colocamos la nata en una manga pastelera para poder rellenar fácilmente los buñuelos.

  4. Una vez hemos retirado los buñuelos del horno y se han enfriado un poco los vamos cortando por la mitad en sentido horizontal. Por último, los rellenamos con la nata montada que tenemos en la manga pastelera y los cubrimos con la otra mitad. Y listo, ¡a disfrutar!

Trucos, consejos y notas


  • Puedes añadir un poco de azúcar glas sobre los buñuelos una vez rellenos para mejorar la presentación. O, si prefieres darle un toque más dulce a la receta, también puedes verter un poco de chocolate derretido sobre ellos.

  • Antes de empezar a rellenar los buñuelos, mete la nata montada en la nevera para que sea más sencillo introducir el relleno.

  • Además de la nata, también puedes añadir otros rellenos a los buñuelos como crema pastelera, chocolate, dulce de leche o lo que más te guste. ¡Cualquier combinación estará deliciosa!

  • No te olvides de guardar los buñuelos en el frigorífico porque la nata se estropea con mucha facilidad.

  • También puedes sustituir el agua de los buñuelos por leche si lo deseas para que tengan una textura más cremosa.

  • Si lo tuyo son las recetas saladas, puedes eliminar el azúcar de los ingredientes de la masa y aumentar la cantidad de sal. Después puedes rellenar esta versión salada de los buñuelos con queso de untar, paté o cualquier otro relleno similar.

Central lechera Asturiana
Central lechera