Recetas

Croquetas de espinacas y queso Cabrales


Para compartir


40 minutos


Dificultad Baja


Precio Bajo

Mmmm… ¡Croquetas! Es escuchar esa palabra y se nos hace la boca agua, ¿por qué será? Pues porque están buenísimas y son un plato amado por casi todos, especialmente por los niños. Esta receta de croquetas de espinacas y Cabrales D.O.P son una delicia, y, aunque parezca complicado, seguro que las prepararás fácilmente y sorprenderás a los tuyos con un delicioso entrante.

Esta receta es deliciosa pero lo bueno que tienen las croquetas es que admiten casi cualquier ingrediente principal. Por eso, se han incorporado con tanto éxito a las recetas de casa de toda la vida, porque son un recurso fantástico para aprovechar las sobras. Y no hay croqueta con mejor sabor que la hecha en casa

¿Te apuntas a probar?

Preparación


  1. En una sartén con una pizca de aceite de oliva, ponemos las espinacas frescas a cocinar hasta que estén tiernas. Es importante saltearlas y no cocerlas para que no queden empapadas y el líquido afecte a la consistencia de la masa de las croquetas. Cuando estén listas podemos escurrirlas un poco para quitar toda el agua posible. Las ponemos sobre una tabla, las picamos a cuchillo para que queden finas y reservamos.

  2. Ponemos aceite de oliva virgen extra en una sartén, que puede ser la misma que hemos usado para las espinacas, y sofreímos la cebolla picada muy fina hasta que esté blanda y haya cogido color. Entonces añadimos las espinacas y removemos bien para que terminen de perder la humedad. Salpimentamos a nuestro gusto, retiramos del fuego y nos ponemos con la bechamel.

  3. Ponemos a calentar la mantequilla en una cazuela ancha a fuego suave. Cuando se haya disuelto distribuimos bien la harina por todo el ancho de la cazuela y removemos con unas varillas para que la harina se cocine durante unos 5 minutos sin que se formen grumos.

  4. Cuando toda la harina esté cocinada pero no tostada, vamos agregando la leche del tiempo poco a poco sin dejar de remover para evitar que se formen grumos. Añadimos la nuez moscada, pimienta y sal y cuando empiece a hervir añadimos las espinacas con la cebolla y removemos bien.

  5. Incorporamos el Queso Cabrales D.O.P de El Maestro Quesero desmenuzado y seguimos removiendo sin parar hasta que que la masa espese. Lo notarás cuando al hervir, las burbujas del borboteo sean gruesas, casi dejando ver el fondo de la cazuela.

  6. Ya podemos retirar la cazuela del fuego y extender la masa de las croquetas en una fuente llana. Deja que la masa enfríe totalmente unas cuantas horas. Si quieres acelerar el proceso, cubre la fuente con un film para que no se humedezca y métela en la nevera.

  7. Con la masa ya fría, empezamos a envolver las croquetas. Podemos darle forma con dos cucharas o con una cuchara y nuestras manos. Procura que queden más o menos iguales, lo agradecerás a la hora de freírlas. Reboza cada pieza de masa por pan rallado, huevo y pan rallado, en ese orden. Cuando estén todas hechas, las freímos en aceite bien caliente para luego ponerlas en un papel de cocina a escurrir. ¡A comer!

Trucos, consejos y notas


  • Retira del aceite los restos de pan rallado entre tanda y tanda de croquetas para que no se queme y se estropee el sabor de las siguientes.

  • Si te gusta el rebozado súper crujiente, puedes añadir al pan rallado unos frutos secos picados muy finitos o unos cereales tipo corn flakes machacados.

  • Si ves que la bechamel te está saliendo con grumos, pásale una batidora y ¡listo! No afectará en nada al resultado final.

  • Puedes sustituir la harina por el pan rallado en la primera fase del rebozado, pero en la segunda no te la juegues, ¡sigue el orden!