Recetas

Receta de huevos con piperrada


Para compartir


20 minutos


Dificultad Baja


Precio Bajo

La piperrada es un acompañante típico de las cocinas vascas, aragonesas y riojanas. El nombre piperrada proviene del occitano gascón, en el cual pipèr significa pimiento. Este plato suele ser una guarnición típica de carnes y pescado o, como en nuestro caso, puede ser un plato principal al añadirle un par de huevos en la cazuela. 

Es un plato sencillo de preparar, delicioso y ¡muy sano! Es perfecto para cualquier época del año aunque recomendamos tomarlo en verano que es cuando los protagonistas de este plato, los tomates y los pimientos, están de temporada.

Preparación


  1. Empezamos con la cebolla, que cortaremos en juliana, para ello le quitamos el tallo, la pelamos y lo cortamos a la mitad. Colocamos la cebolla por su lado plano en una tabla y vamos haciendo cortes longitudinales de aproximadamente medio centímetro. 

  2. Colocamos una sartén mediana al fuego, para que coja temperatura, y vertemos una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté caliente, añadimos la cebolla y removemos de vez en cuando para que no se nos queme.

  3. Le quitamos el pedúnculo al tomate. Lo cortamos en cuartos y a la vez en dados más pequeños. Cuando la cebolla esté ligeramente dorada y transparente, añadimos el tomate a la sartén, bajamos a un fuego medio y salpimentamos al gusto. 

  4. Mientras el tomate y la cebolla se hacen en la sartén vamos limpiando y cortando los pimientos. Le quitamos las pepitas a los pimientos cortándolos por la parte del rabo y retiramos la parte blanca. 

  5. Colocamos los pimientos en una tabla boca abajo, por donde hemos hecho el corte anterior, y los cortamos en cuartos. Colocamos cada cuarto con el interior hacia arriba y cortamos en tiras largas. 

  6. Añadimos los pimientos al fuego a la sartén y subimos a fuego fuerte. Removemos de vez en cuando para que no se nos queme. Cuando el pimiento empiece a tomar color bajamos a un fuego medio. 

  7. Es el momento de añadir los huevos. Cascamos dos huevos medianos y los echamos directamente a nuestra sartén, cuando estos se empiecen a cuajar los salpimentamos a nuestro gusto. 

  8. Una vez que los huevos estén cuajados apagamos el fuego y retiramos nuestra sartén. Cortamos el perejil y se lo añadimos por encima. ¡Ya podemos disfrutar de un plato sabroso y saludable. 

Trucos, consejos y notas


  • Puedes presentar este plato directamente en la sartén, y que cada uno se sirva directamente, ¡una forma perfecta de compartir un plato en buena compañía!

  • Elige la variedad de pimiento que más te guste: verde, italiano, morrón, piquillo… 

  • Si quieres subir un poco la intensidad de este plato prueba a echar unas gotas de tabasco o una cucharadita de sriracha cuando añadas los tomates.