Recetas

Receta de lubina rellena


Para compartir


40 minutos


Dificultad Media


Precio Medio

La lubina o robalo es un pescado blanco que toma su nombre de la misma raíz latina que el lobo. ¿Sabes por qué? porque es el lobo del mar, de apetito voraz y comportamiento depredador. Le gusta alimentarse de moluscos, peces pequeños y erizos, por lo que tiene un sabor sabrosamente delicado. Un pescado noble que admite muchas preparaciones, clásicas y no tanto, como esta que te presentamos a continuación.

La lubina rellena es muy sencilla de preparar y tiene un fantástico resultado. El sabor a mar de las gambas y el de tierra de las setas combinan a la perfección con el sabor del pescado, sin ahogar su sabor. Si quieres, puedes incluso sustituir las espinacas por unas algas y le darás un aire todavía más marinero a tu plato, de fantásticas cualidades nutricionales. ¡Cuídate y disfruta con esta receta! Repetirás seguro.

Preparación


  1. Empezamos por cocer las patatas. Ya peladas, las cortaremos en dados cuadrados o en rodajas de dos dedos de ancho para ponerlas a cocer en un cazo con agua fría y sal. Cuando el agua hierva, contaremos 10 minutos para empezar a probar si están cocidas. Escurrir y reservar.

  2. Mientras hacemos las patatas, empezamos con el relleno: En una sartén con un chorrito de Aceite de Oliva Virgen Extra, echamos la cebolleta bien picada a pochar.

  3. Cuando empiece a tomar color, añadiremos las gambas y las dejaremos rehogar un poco. A continuación repetiremos este mismo proceso con las espinacas, las setas y el calabacín. Una vez juntas todas las verduras, salpimentamos y dejaremos que se cueza todo bien antes de retirar del fuego.

  4. Abrimos y separamos los lomos de las lubinas en cuatro piezas. Salpimentamos al gusto y con la parte blanca hacia arriba, distribuimos el rellenos sobre los cuatro lomos.

  5. Envolvemos los filetes de lubina y los atamos con una ramita de perejil para que se mantengan cerrados. Como el pescado está crudo, esta es la mejor opción para no dañar los filetes, que son muy tiernos.

  6. Colocamos los filetes sobre una fuente apta para horno con un chorrito de aceite y los rociamos con cava.

  7. Metemos la bandeja en el horno previamente precalentado a 200ºC durante unos 15-20 minutos. Reservaremos la salsa que quede una vez asado el pescado.

  8. Mientras la lubina está en el horno picaremos otra cebolleta y la pondremos a dorar en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando esté transparente le añadiremos las patatas cocidas para saltearlas ligeramente.

  9. Sacamos las lubinas del horno y vertemos el jugo sobre las patatas. Dejamos rehogar unos minutos antes de emplatar el pescado con la guarnición. ¡Es hora de disfrutar!

Trucos, consejos y notas


  • La lubina rellena es un plato apto para toda la familia, ya que el cava pierde su graduación alcohólica al hervir dentro del horno. Puedes sustituirlo por vino blanco o incluso por un caldo de verduras o pescado.

  • Si no dispones de gambas frescas, puedes utilizarlas congeladas. Sólo hace falta descongelarlas previamente para usar la cantidad necesaria.

Central lechera