Recetas

Receta manzanas asadas


Para compartir


80 minutos


Dificultad Media


Precio Bajo

La manzana Granny Smith es una de las variedades más utilizadas en la cocina. Es jugosa, tiene un toque ácido, una textura muy diferente y no se oxida con tanta facilidad como otros tipos de manzana. Su cultivo se originó en  Eastwood, Nueva Gales del Sur (Australia) en 1868, y debe su nombre a Maria Ann Smith, la agricultora que dio con la hibridación de la que salió esta variedad. Se cree que es una combinación entre la manzana silvestre europea con la manzana norteamericana M. pumila como polinizadora. Su éxito no sólo se basó en su sabor y textura, sino a su fácil almacenamiento. Los productores descubrieron que la manzana Granny Smith tenía una vida útil muy extensa, y que se podía almacenar sin que se estropease más tiempo que el resto de variedades, lo que la hacía perfecta para exportarla. Con los años esta manzana se fue ganando su sitio en el mercado internacional, y pronto supondría el 40% de la producción de manzanas de toda Australia. ¡Hasta le dedican un festival! Se trata del Granny Smith Festival, que cada año congrega a más de 50.000 personas en la zona en la que se originó el cultivo, para celebrar la prosperidad que llevó a la zona el descubrimiento de Maria Ann Smith.

Empezamos por poner el horno a precalentar a 180ºC mientras preparamos nuestras Granny Smith para meter al horno. Vaciamos el corazón de las manzanas ayudándonos de un descorazonador si lo tuviésemos. Debemos tener cuidado de no atravesar por completo la manzana, ya que sino se saldría el relleno. Por otro lado, mezclamos en un bol las pasas, las nueces, el azúcar y las especias y las añadimos en el hueco que hemos hecho a las frutas. En una fuente de horno vamos colocando las manzanas envueltas en papel de aluminio, y dejamos que se horneen durante unos 40 minutos. Después de ese tiempo sacamos las manzanas del horno, retiramos el papel de aluminio y las mojamos con el jugo que hayan soltado para volver a meterlas al horno sin tapar durante otros 25 minutos.

Ponemos al fuego un cazo y ponemos en él el zumo de manzana a calentar. Añadimos también el sirope de arce y la mantequilla Mi Repostería Central Lechera Asturiana. Vamos removiendo y dejamos que se cocine unos minutos hasta que se vaya espesando.

Para montar la nata Central Lechera Asturiana ésta debe estar muy fría. Si no la tenemos bien fría, podemos colocar el bol en el que vayamos a montarla sobre otro bol con hielo, que nos ayudará a que la temperatura sea la ideal para que se monte mejor. Con la batidora de varillas vamos montando la nata añadiendo el azúcar poco a poco, hasta que tengamos la consistencia deseada.

Sacamos las manzanas del horno y las servimos templadas, con unos hilos de sirope por encima y un poco de nata montada coronando nuestro delicioso postre de manzana al horno. ¡A por ella!

Preparación


  1. Vaciar el corazón de las manzanas sin llegar al final

  2. Mezclar en un bol las pasas, las nueces, el azúcar y las especias y ponerlo dentro de las manzanas.

  3. Poner las manzanas en una fuente de horno y taparlas con papel de aluminio.

  4. Meter en el horno, previamente precalentado, durante 40 minutos.

  5. Quitarles el papel de aluminio, y mojarlas con el jugo que han soltado y hornear otros 25 minutos.

  6. En un cazo poner el zumo de manzana, el sirope de arce y la mantequilla Mi Repostería removiendo hasta que espese.

  7. Montar la nata fría añadiendo poco a poco el azúcar.

  8. Servir las manzanas templadas, con el sirope por encima y un poco de nata montada.

Central lechera Asturiana
Central lechera