Recetas

Mousse de limón


2 personas


15 minutos


Dificultad Baja


Precio Bajo

La mousse de limón es un postre súper agradecido y fresco para los días de calor. ¡Y es mucho más fácil de preparar de lo que imaginas! Sin huevo y sin necesidad de encender la cocina, puedes prepararla en 15 minutos, siguiendo los pasos que te damos en esta receta con vídeo. ¿Te atreves? El éxito está garantizado.

Con esta receta de inspiración francesa, triunfarás en cualquier ocasión, la puedes preparar en poco tiempo y dejarla en la nevera porque cuanto más enfríe, más fresca resultará. Sorprende a los tuyos con esta sabrosísima esta receta de mousse de limón con productos Central Lechera Asturiana y prepárate para ver sus caras de placer.

Preparación


  1. Para empezar cogeremos un bol lo suficientemente amplio como para poder batir el contenido con unas varillas sin peligro de que desborde. Vaciamos los yogures naturales Central Lechera Asturiana en el interior.

  2. Añadimos la Leche condensada Central Lechera Asturiana y mezclamos con las varillas hasta integrarla bien con los yogures y lograr una pasta espesa y uniforme.

  3. Rallamos la corteza de un limón sobre la mezcla, y exprimos los 3 limones con cuidado de colar el zumo, para que no se nos cuelen trozos de pulpa o las pepitas.

  4. Incorporamos el zumo de limón poco a poco mientras removemos la mezcla. Reservamos unos minutos.

  5. Machacamos las galletas granola en trozos bien pequeños y cubrimos con ellos el fondo de las copas en las que serviremos nuestra mousse.

  6. Volvemos a remover bien la mousse y la servimos en las copas, sobre las galletas troceadas, hasta cubrir el contenido.

  7. Ya casi hemos terminado. Sólo nos queda decorar nuestras copas de mousse con las frambuesas y unas hojitas de menta y guardarlas en la nevera hasta la hora de servir. ¿No está deliciosa?

Trucos, consejos y notas


  • Nos gustan las recetas naturales y sencillas, que puedes preparar en poco tiempo, pero si puedes esperar, te aconsejamos que dejes enfriar la mousse en la nevera durante al menos 5 horas. Lo ideal es prepararla la noche antes del día de consumo.

  • Si lo prefieres, puedes sustituir las frambuesas por otra decoración, como una rodajita de limón, pepitas de chocolate o dejarla sin más con las hojas de menta.