Recetas

Receta de palomitas de mantequilla


Para compartir


15 minutos


Dificultad Baja


Precio Bajo

Seguro que si piensas en una sesión de cine hay un alimento que aparece automáticamente en tu cabeza. Las palomitas de maíz son las compañeras imprescindibles para disfrutar de cualquier película, tanto que se han convertido en un icono universal del séptimo arte. El origen de las palomitas de maíz se remonta miles de años atrás. En México, por ejemplo, han encontrado restos de palomitas de maíz que datan del año 3600 a. C., pero fue mucho tiempo después, a principios del sigo XX, cuando el consumo de este producto se popularizó en torno al cine.

Hoy te proponemos una receta de palomitas de mantequilla para que puedas llevar el cine a casa, ¡es facilísimo! Las palomitas de maíz son un alimento muy completo y rico en fibra, minerales y vitaminas. Además, al prepararlas tú mismo puedes controlar mucho mejor la cantidad de aceite, azúcar o sal que utilizas y cocinarlas de forma mucho más saludable. Prepárate para una tarde de cine en casa mientras disfrutas de unas palomitas de mantequilla recién hechas. Cámara y… ¡acción!

Preparación


  1. Ponemos las dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una sartén. Una vez el aceite esté caliente añadimos los granos de maíz crudo. Evita utilizar una sartén demasiado pequeña. Lo ideal es que los granos de maíz formen una sola capa para que el calor se distribuya de forma uniforme y el maíz se haga a la vez. Cuando hemos añadido el maíz tapamos la sartén y lo calentamos a fuego medio.

  2. Mantenemos la sartén tapada mientras las palomitas van explotando. Sabremos que están listas cuando la frecuencia de ruido sea menor. Entonces bajamos el fuego y esperamos hasta que no hagan ruido. Eso indicará que todos los granos de maíz han explotado ya y que nuestras palomitas están casi listas.

  3. Mientras las palomitas van explotando, derretimos la mantequilla tradicional Central Lechera Asturiana en un recipiente. Para esto puedes utilizar el microondas y calentarla al baño maría. Una vez derretida, le añadimos el azúcar. Cuando las palomitas dejen de hacer ruido, las destapamos, añadimos la mezcla de la mantequilla con el azúcar y removemos para que se mezclen bien. Después las retiramos del fuego y las echamos en un bol. Lo mejor es esperar un poco antes de consumirlas y dejarlas enfriar para evitar quemarnos.

Trucos, consejos y notas


  • Si eres más de salado, prueba a añadir un poco de sal a la mantequilla derretida para conseguir unas deliciosas palomitas como las del cine.

  • También puedes añadirles colorantes de distintos tonos para hacer tus palomitas de maíz más vistosas.

Central lechera Asturiana
Central lechera