Recetas

Panna Cotta


Para compartir


40 minutos


Dificultad Baja


Precio Bajo

¿Te apetece hacer un viaje a la dulce Italia? Esta receta de Panna Cotta hará las delicias de los más golosos y, además, es muy fácil de preparar. ¡Pongámonos manos a la obra!

Primero, preparamos la mermelada de frambuesa. Para ello, ponemos todos los ingredientes en un cazo y los cocinamos a fuego muy lento durante 15-20 minutos. No te olvides de dejar el cazo destapado para que pierda humedad. Una vez lista la mermelada, la ponemos un bol y la reservamos.

Antes de empezar con la crema, ponemos a remojar las láminas de gelatina en agua fría. En un cazo, ponemos la nata para montar Central Lechera Asturiana y el azúcar y calentamos a fuego lento. Mientras tanto, sacamos las semillas de la vaina de vainilla, abriéndola de forma transversal y rascando con la punta de un cuchillo las semillas. Cuando las tengamos las añadimos al cazo junto con la grappa.

Después escurrimos la gelatina y la añadimos al cazo y removemos bien hasta que se deshaga por completo. Una vez tengamos la crema lista, la vertemos en moldes, la tapamos con film transparente y la dejamos enfriar.

Una vez la Panna Cotta esté fría, la desmoldamos. Para que sea más sencillo, ponemos los moldes en un bol con agua hirviendo y los remojamos un poco. De esta forma, conseguiremos que se despeguen fácilmente y mantengan su forma original.

Para la presentación, ponemos la Panna Cotta en un plato y la servimos con la mermelada de frambuesa por encima y alguna frambuesa natural que le dé el toque de color.

¡Listo! Ya tienes un vistoso y delicioso postre con el que sorprender a tus invitados. ¡Para chuparse los dedos!

Preparación


  1. Preparar la mermelada de frambuesa: poner todos los ingredientes en un cazo y cocinar a fuego muy lento durante 15-20 minutos.

  2. Poner a remojar las láminas de gelatina en agua fría.

  3. En un cazo, poner la nata para montar Central Lechera Asturiana y el azúcar a fuego lento.

  4. Sacar las semillas de la vaina de vainilla y añadirlas al cazo con la grappa.

  5. Escurrir la gelatina y añadorla al cazo. Dejar deshacer y remover bien.

  6. Poner en moldes, tapar con film transparente y dejar enfriar.

  7. Desmoldar y servir con la mermelada de frambuesa por encima.