Recetas

Pizza de rúcula y tomates secos


4 personas


60 minutos


Dificultad Media


Precio Bajo

¡Que viva la pizza! Este plato tradicional italiano es uno de los más famosos del mundo, y no es para menos. Es fácil de preparar, está buenísima y a los peques los vuelve locos. Esta pizza de rúcula y tomates secos es una opción buenísima para preparar pizzas más originales. La clásica pizza de queso está bien, pero podemos darle vida con un poco de verde y unos ricos tomates secos, que quedan espectaculares. Con esta receta… ¡seguro que te pillan con las manos en la masa!

Preparación


  1. En un cuenco grande ponemos la harina tamizada y hacemos un volcán. Disolvemos entonces la levadura fresca en el agua a temperatura ambiente y la vamos añadiendo poco a poco a la harina mientras mezclamos con las manos. Añadimos entonces la sal y el aceite de oliva y amasamos hasta que tengamos una masa homogénea.

  2. Espolvoreamos harina en la encimera y ponemos la masa para amasarla con fuerza con nuestras manos durante al menos 10 minutos. Hacemos un churro grande la masa, la retorcemos en espiral y la amasamos varias veces. De esta manera nuestra masa irá quedando elástica y deliciosa. La hacemos un bollo, la ponemos de vuelta en el bol (si es de cristal, mejor) y la dejamos reposar al menos media hora para que leve tapada con un paño.

  3. Cuando la masa haya levado la ponemos de nuevo en la encimera con harina para que no se pegue, ponemos harina en un rodillo de cocina y la vamos estirando hasta hacerla redonda. La masa no debe quedar muy gorda, cuanto más fina mejor, ya que luego en el horno subirá y así nos quedará mas crujiente. Metemos la base de la pizza en el horno precalentado a 180ºC unos 10-15 minutos para que se cocine un poco la masa.

  4. Cuando veamos que la masa de la base ya está casi lista la sacamos del horno, le ponemos unas cucharadas de tomate natural triturado, cubrimos con el queso ahumado en lonchas Central Lechera Asturiana y ponemos encima los tomates secos. Volvemos a meter en el horno unos 10 minutos o hasta que el queso esté completamente derretido y empiece a tostarse.

  5. Sacamos nuestra pizza del horno, colocamos encima las hojas de rúcula lavadas y bien escurridas, y ¡a por ella!

Trucos, consejos y notas


  • Si prefieres, puedes utilizar tomates frescos en lugar de tomates secos, ¡quedan genial!

  • La masa no debe pegarse a los dedos. Amásala bien y, si es necesario, corrige la cantidad de harina.

  • Para saber cuándo está levada y lista la masa para meterla en el horno, apriétala con un dedo. Si la masa vuelve a su forma original, está preparada.

Central lechera Asturiana
Central lechera