Recetas

Receta de quiche de calabaza y queso


4 personas


80 minutos


Dificultad Media


Precio Medio

Aunque el origen de la receta de quiche es francés, hoy en día podemos encontrar distintas variedades de quiche en muchos países. Originalmente la receta sólo se componía de masa, nata y huevos, pero con el tiempo se fueron añadiendo otros ingredientes como bacon y verduras. La quiche ha sido tradicionalmente un plato muy popular en la época navideña, pero es una elección perfecta en cualquier época del año. Y es que una de sus principales ventajas es que puede tomarse tanto caliente como a temperatura ambiente.

Las quiches son platos muy completos y fáciles de preparar que nos pueden sacar más de un apuro. Las combinaciones para el relleno son infinitas (calabacín, tomate, brócoli…), así que si no has tenido tiempo de comprar una calabaza, puedes aprovechar lo que tengas por la nevera para preparar una tarta que te quedará riquísima. ¡Y te ayudará a sacarle partido a los ingredientes que te sobren! La versatilidad de esta tarta salada hace que sea perfecto para cualquier entrante, cena o para un picoteo con los amigos. Además, es una forma estupenda de tomar verduras, lo que las convierte en una alternativa perfecta para los niños. En este caso te enseñamos a preparar una quiche de calabaza y queso que te dejará con la boca abierta. ¡Vamos allá con los pasos!

Preparación


  1. Empezamos por pelar la calabaza y cortarla en dados pequeños para cocinarla después en el horno o el microondas.

  2. Si optamos por asarla en el horno, necesitaremos hacerlo durante unos 20 o 30 minutos a 180º. Si nos decantamos por el microondas, podemos meterla en un bol tapado con film o dentro de una bolsa apta para microondas, que hará que se cocine al vapor y quede súper sabrosa. Unos 8 minutos a máxima potencia serán suficientes para que nos quede tierna.

  3. Una vez cocinada la calabaza, ponemos el horno a calentar a 180º para luego meter la masa brisa y ahorrar tiempo. Necesitaremos un molde circular para elaborar nuestra quiche.

  4. Untamos el molde con mantequilla tradicional Central Lechera Asturiana y lo forramos con la masa brisa, ajustándola bien al molde. Pinchamos la masa en la base del molde con un tenedor y la cubrimos con los garbanzos para que no suba. Puedes guardar los garbanzos para otra masa, pero no para cocinarlos.

  5. Metemos el molde al horno durante 15 minutos, con cuidado de que la base de masa brisa no se tueste demasiado pero evitando que quede cruda. Mientras elaboraremos el relleno.

  6. En un bol, batimos los huevos e incorporamos la Nata líquida para cocinar Central Lechera Asturiana, el queso en lonchas cortado en trocitos y la calabaza cocida. Salpimentamos.

  7. Sacamos el molde del horno y vertemos el relleno sobre la masa ya dorada. Volvemos a introducirlo en el horno y lo dejamos otros 30-40 minutos a 180º, hasta que nuestra quiche esté bien cuajada y dorada.

  8. Cuando la saques del horno tendrás que esperar ligeramente a que se temple para evitar que se rompa. Ya sólo te queda servir y disfrutar. ¿No es deliciosa?

Trucos, consejos y notas


  • Si quieres preparar un quiche para una comida más informal, puedes probar a hacerla en dosis individuales. Utiliza moldes para tartaletas para la masa brisa y rellénalas con la mezcla. Así serán mucho más divertidas y fáciles de comer.

  • Los ingredientes que puedes utilizar en tu quiche son infinitos. Para que sea un plato más completo, puedes combinar el queso y la calabaza con un poquito de jamón cocido, bacon o pavo y darle un toque diferente.

  • Si eres amante del queso, puedes añadir un poco de queso rayado encima de la mezcla una vez la hayas vertido sobre la masa. Si lo gratinas durante unos minutos conseguirás un extra crujiente en tu quiche que hará un contraste delicioso con la cremosidad del relleno.

  • Si vas a preparar el quiche de calabaza y queso como plato principal, puedes combinarlo con una ensalada verde como guarnición.