Recetas

Receta de ensalada de espinacas, nueces y fresas con salsa de nata


Para compartir


5 minutos


Dificultad Baja


Precio Medio

Hay días que nos apetece comer más sano y ligero, y este plato es perfecto porque está repleto de omega 3. ¿Por qué no darle un descanso a la lechuga en las ensaladas y probar con otras verduras como las espinacas o la rúcula?

En esta receta que os proponemos, las espinacas nos aportarán, además del omega 3, la fibra, los minerales y el ácido fólico (que también está presente en las fresas). Las nueces, por su parte, son una fuente de ácidos grasos increíbles, pero también contienen proteínas y vitamina E. Una receta nutricionalmente ideal y súper rápida y sencilla, que te sacará de más de un apuro.

Empezamos por lavar los ingredientes. Para asegurarnos de hacer una buena desinfección, podemos limpiarlos añadiendo un chorro vinagre de manzana al agua. Escurrimos y, mientras, preparamos nuestro aliño. Incorporamos las yemas de huevo con la mostaza, la nata y el vinagre y añadimos pimienta y sal al gusto. Mezclamos bien todos los ingredientes hasta que nos quede una crema homogénea.

En un bol ponemos nuestras espinacas ya lavadas junto con las fresas cortadas y las nueces, que podemos picarlas un poco para que no queden trozos tan grandes. Añadimos el aliño ¡y listo!

Preparación


  1. Para el aliño: mezclamos la yema de huevo con la mostaza, el vinagre y la nata sin lactosa Central Lechera Asturiana. Salpimentamos al gusto.

  2. Lavamos las espinacas para eliminar posibles restos de tierra. Escurrimos y, si no son la variedad baby, las cortamos en trozos pequeños para evitar que al comerlas en crudo nos resulten muy duras.

  3. Incorporamos las espinacas a un bol con las fresas ya cortadas y las nueces.

  4. Añadimos el aliño al gusto, removemos y ¡a servir!

Trucos, consejos y notas


  • Si eres de los que no soporta el sabor a tierra de las espinacas te recomendamos retirar el tallo (mucho más fibroso) y lavarlas con agua abundante y desinfectante. Así eliminarás todo posible resto de arenilla. Si prefieres ablandarlas un poco, una opción es escaldarlas en agua hirviendo durante 30 segundos, conseguirás fijar el color verde y suavizar su sabor.

  • Para ganar en cremosidad recomendamos incorporar a esta ensalada la nata sin lactosa Central Lechera Asturiana. Realza el sabor de los ingredientes, al tiempo que le da cuerpo a la ensalada. Todo con ingredientes 100% naturales y sin lactosa para las personas intolerantes. La puntilla final a un plato 100% natural y 100% saludable.