Recetas

Volcán de chocolate


4 personas


40 minutos


Dificultad Baja


Precio Bajo

¿Quién puede resistirse a este postre? Una delicia de chocolate con sorpresa dentro que volverá loca a toda tu mesa. Es súper fácil de preparar, rápido y es un postre original y diferente. Este volcán de chocolate, también llamado «coulant», necesita muy pocos minutos de horno, por lo que el centro queda líquido, y se desparrama cuando lo abres con la cuchara. ¿Se te está haciendo la boca agua? ¡A por él!

 

Preparación


  1. Juntamos en un bol de cristal el chocolate negro y la mantequilla y lo derretimos poco a poco. Podemos hacerlo con el bol colocado sobre una olla con agua al fuego, al baño maría, o utilizar el microondas, pero en este caso iremos poco a poco parando cada 30 segundos para remover y evitar que el chocolate se queme.

  2. Removemos suavemente hasta que los ingredientes estén completamente fundidos y mezclados, y los dejamos templar.

  3. Mientras, batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla quede espumosa, lo que en repostería llamamos punto de cinta. Incorporamos a esta mezcla el chocolate y la mantequilla derretidos.

  4. Añadimos la harina y el cacao previamente tamizados y mezclamos con unas varillas para integrar bien toda la masa. Debe quedarnos una crema de chocolate espesa.

  5. Engrasamos los moldes con mantequilla y espolvoreamos con un poco de cacao para que nuestro volcán de chocolate no se pegue. Los rellenamos entonces hasta cubrir 1/3, para que no desborden.

  6. Dejamos reposar durante media hora antes de meterlos en el horno. Es importante precalentarlo a 220 grados durante 10 minutos. Luego introducimos los volcanes y los dejamos hornear durante 10-12 minutos.

  7. Retiramos del horno y dejamos reposar unos minutos antes de desmoldar nuestros volcanes con cuidado de no quemarnos y sin que se rompan. Servimos en un plato de color claro y decoramos con fresas o frutos rojos. ¡Ya podemos disfrutar de nuestros volcanes y su deliciosa lava de cacao! ¡Mmm!

Trucos, consejos y notas


  • La única dificultad de este postre es el horneado. El resultado debe ser un bizcocho consistente por fuera con el corazón derretido. Como cada horno tiene sus tiempos, prueba a hacer uno primero para dar con la fórmula.

  • Para que los huevos se monten bien y alcancen el punto perfecto, deben estar siempre a temperatura ambiente.

  • Sirve tu volcán de chocolate caliente con una bola de helado, ¡te encantará el contraste!

Central lechera