4 trucos para hacer postres con nata

trucos postres nata

La nata es un ingrediente clave en infinidad de recetas de postres. Esto se debe a que la grasa presente en la nata aporta una textura cremosa y suave a los dulces sea cual sea su modalidad. Además, la materia grasa hace que la nata sea un excelente conductor de sabores, permitiéndonos potenciar los demás ingredientes de la receta. A continuación hemos recopilado algunos consejos para que tus postres con nata salgan perfectos. 

1. Bizcochos más esponjosos

Utilizar nata en las recetas de bizcocho ayuda a que existe una mayor interacción entre las proteínas y las grasas de la leche, aportando una textura mucho más cremosa y esponjosa a cualquier receta. 

2. Tartas y pasteles más cremosos

Si quieres conseguir tartas, flanes y dulces mucho más cremosos, puedes sustituir la leche por nata para repostería (en su totalidad o una parte). Además, si utilizas nata específica para postres conseguirás que los ingredientes se mezclen mejor, ya que está especialmente diseñada para esto.

3. Horneados más rápidos

Como la nata para repostería ayuda a que los ingredientes de la receta se integren mejor, mejorarás el comportamiento en el horneado de cualquier masa o bizcocho, reduciendo los tiempos de preparación y consiguiendo un mejor resultado. 

4. Elige el tipo de nata adecuado

En el mercado hay una gran variedad de natas y a veces puede resultar complicado saber cuál debemos elegir para nuestros postres. La nata especial para repostería está especialmente pensada para obtener el mejor resultado en cualquier postre, gracias a un exclusivo proceso tecnológico en el que se consiguen características diferentes que permiten un mayor contacto e interacción entre las proteínas y la grasa de la leche.

Ahora que ya conoces todos los trucos de la nata para postres, es el momento de ponerte manos a la obra. Sea cual sea el tipo de receta de postre que quieres preparar, si la cocinas con nata estará más rica y tendrá mejor textura y sabor.