Alimentación para deportistas. ¿Cómo ayudan los lácteos a reducir el daño muscular?

Alimntacion para deportistas

La práctica del deporte de alta intensidad requiere una alimentación saludable y equilibrada y asegurarse un aporte suficiente de calcio, proteínas de digestión rápida y digestión lenta, hidratos de carbono y grasas. ¿Por qué? ¿Cómo debe ser la alimentación para deportistas?

Los niveles de calcio intracelular regulan la transmisión la transmisión de señales de una célula nerviosa a otra, lo que se conoce como transmisión sináptica y, por lo tanto, en la contracción muscular. La práctica del ejercicio puede provocar la rotura de fibras musculares y de hecho, en los atletas o deportistas de alto rendimiento, la ingesta inadecuada de calcio causa los temidos calambres.

La disminución del daño muscular

¿Y qué papel juegan las proteínas en la alimentación deportiva? Las proteínas refuerzan nuestros músculos. Las proteínas de digestión lenta reducen la degradación del músculo durante los ejercicios de resistencia y las de digestión rápida estimulan la síntesis de las proteínas en los músculos. Así que la mejor opción para atenuar el daño muscular es que la alimentación para deportistas combine ambas, ya que además, incrementan la captación de azúcares y su presencia permite incrementar las reservas de energía.

La práctica de ejercicio también tira de nuestros depósitos de glucógeno muscular, y es importante reponerlos con una adecuada ingesta de hidratos de carbono, presentes de forma natural y en gran cantidad en los productos lácteos en forma de lactosa. La lactosa es un azúcar y los azúcares incrementan las reservas energéticas del deportista.

Las grasas también tienen un papel importante en la alimentación de los deportistas, ya que gracias a ellas es posible lograr una mayor resistencia ante un ejercicio de alta intensidad.

Nutrientes de los lácteos

Los productos lácteos contienen todos los nutrientes imprescindibles en la alimentación para deportistas. La leche, el queso o los yogures, entre otros alimentos lácteos, son una buena herramienta para cubrir las necesidades energéticas, nutricionales y de hidratación para las personas que practican deporte, ya sea de fondo o de fuerza. Aportan proteínas, hidratos de carbono, calcio y vitaminas, pero también aminoácidos, que tienen un papel fundamental en la síntesis de las fibras musculares. Por lo tanto sí son un complemento importante en la alimentación de los deportistas y se ha observado que la ingesta de productos lácteos limita los efectos del daño muscular inducido por el ejercicio.