El poder natural de la mantequilla. ¿Por qué no debes sustituirla en tus recetas de postres?

el poder de la mantequilla

Descubre todas las propiedades de la mantequilla y trucos de repostería para utilizarla como un profesional y mejorar tus recetas de postres

La mantequilla es uno de esos imprescindibles para todo amante de la repostería casera, o profesional, ya que sus características hacen de ella un ingrediente único a la hora de ligar masas, dar esponjosidad a los bizcochos, o brillo, color y sabor a los postres.

Sin embargo, hay muchas recetas que proponen usar otras opciones como la margarina u otro tipo de alternativas como si fuesen iguales, pero el resultado, a menudo, es completamente diferente. Esto se debe a las propiedades de la mantequilla, por eso es importante saber qué tipo de mantequilla se ajusta más a cada postre, y cómo sacarle el máximo partido.

La mantequilla, un derivado de la leche 100% natural

Para empezar, ¿qué es la mantequilla? La mantequilla es la grasa o nata que, de forma natural, contiene la leche y adquiere su textura untuosa batiéndola con energía hasta separar la grasa del suero de la leche. Incluso podrías hacer tu propia mantequilla en casa, siguiendo la versión manual del proceso mecánico con el que se elaboran las mejores mantequillas tradicionales que encontrarás en el supermercado, como la de Central Lechera Asturiana.

Así que la mantequilla tradicional es una grasa de origen 100% natural porque no necesita ningún aditivo, a diferencia de los que incorporan muchas margarinas que puedes encontrar en el supermercado. Si tienes dudas, fíjate en las etiquetas y elige sólo mantequilla 100% natural; que no contenga E-s artificiales y con una lista de ingredientes bien escueta: mantequilla de leche ¡y nada más! Como las de Central Lechera Asturiana, la marca que ha asumido el compromiso natural de producir alimentos 100% naturales, sin ingredientes ni aditivos artificiales.

el poder de la mantequilla

Las 5 cualidades que hacen la mantequilla imprescindible

  • Sabor: La mantequilla es la favorita de los reposteros domésticos por cualidades como su sabor. Aporta suavidad y delicadeza, pero además, absorbe los sabores de los otros ingredientes y actúa como potenciador de todos los aromas.
  • Texturas especiales: Cuando horneas una masa laminada, el agua presente en la mantequilla se transforma en vapor y su grasa hace que el dióxido de carbono se libere de la levadura. Por eso las capas se levantan y son tan finas y crujientes como las del hojaldre y los croissants.
  • Volumen y resistencia: En masas y bizcochos, la mantequilla ayuda a aumentar el volumen de la masa y a estabilizarla, sin que se desinfle. Esto se debe a que, como grasa que es, captura el aire en pequeñas burbujas durante la cocción. ¡Si es que está claro que la repostería y la cocina son grandes ejemplos de aplicación práctica de la química!
  • Frescura: La mantequilla actúa como una barrera para impedir que los postres pierdan su humedad natural y los mantiene frescos más tiempo.
  • Color: La función más evidente que tiene la mantequilla es la que cualquiera aprecia a simple vista: su color, esa apariencia brillante, dorada y atractiva de los postres. Y para potenciar ese color no hay como la Mantequilla Dorada Especial Repostería de Central Lechera Asturiana, que aporta un dorado absolutamente especial, gracias a que incorpora betacaroteno, un colorante natural. ¡Irresistible!

¿Por qué utilizar mantequilla y no otras alternativas?

Muchas de las cualidades de la mantequilla tienen que ver con su composición, materia grasa entre un 80 y un 85%, agua y proteínas sólidas de la leche. Por eso, su comportamiento químico es difícil de equiparar.

En las recetas de postres, la proporción de líquidos y sólidos está equilibrada, de manera que si sustituyes la mantequilla por otra grasa, es probable que la textura, el sabor y el aspecto se parezcan, poco o nada, a la receta original. Especialmente, si la receta es de masa de hojaldre, galletas o la base de una tarta. Pero además, muchas margarinas incorporan grasas hidrogenadas, grasas trans y estabilizantes, con lo que las características nutricionales tampoco tienen comparación.

Siempre se ha asociado el consumo de leche entera a niveles más altos de colesterol en sangre. Estudios e investigaciones más recientes apuntan a que la grasa láctea posee numerosos beneficios sobre la salud, todos ellos basados en una mayor biodisponibilidad de nutrientes de alto valor. Además, estudios recientes indican que el consumo de lácteos enteros tiene un efecto neutro o inversamente relacionado al riesgo cardiovascular, y otras afecciones con las que se le había relacionado, en personas sanas.

Un ingrediente ideal que debes saber cuidar

Entre los errores más comunes al preparar postres está derretir la mantequilla e ignorar la recomendación de utilizarla a temperatura ambiente o punto de crema. Lo ideal es sacarla de la nevera 1 hora antes de utilizarla para conseguir esa textura y cumplir con la proporción de líquidos y sólidos que comentamos más arriba.

Si necesitas calentarla, no lo hagas durante más de unos segundos; lo justo para poder aplastarla. Y si la receta requiere que esté derretida, no la calientes nunca a más de 100º C, ya que entre 110 y 130º C la mantequilla se descompone y altera sus propiedades naturales.

Puedes utilizar mantequilla tradicional para elaborar postres, pero si quieres darles un aspecto auténticamente delicioso y un dorado diferencial, elige la Mantequilla Dorada Especial para Repostería de Central Lechera Asturiana. Descubre todo su potencial, prueba a derretirla suavemente, pinta con ella tus bizcochos, roscones y pasteles antes de hornearlos y comprueba el resultado. ¡No te defraudará! Y además, la Mantequilla Dorada Especial para Repostería de Central Lechera Asturiana es 100% natural, sin E-s artificiales, como demuestran las etiquetas que encontrarás en el envase de este y otros alimentos de Central Lechera Asturiana.