El queso, amigo del corazón y necesario dentro de una alimentación equilibrada

queso alimentación equilibrada

El queso es uno de los lácteos más consumidos, y, en época de fiestas, se hace protagonista de muchas de nuestras comidas con familiares y amigos. Además de sus ya bien conocidos beneficios en nuestro día a día, los últimos estudios confirman una vez más su capacidad para cuidar de nuestro corazón a largo plazo.

Así lo afirma un gran estudio llevado a cabo por investigadores de China y Holanda que, tras observar durante 10 años a 200 mil personas, lograron determinar que quienes consumían pequeñas porciones de queso todos los días poseían menos riesgo de desarrollar enfermedades coronarias e infartos que aquellas personas que no lo consumían. El estudio relaciona directamente y de manera muy positiva la ingesta de queso diaria con la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular.

La capacidad cardioprotectora del queso se debe a su contenido en calcio, proteínas y ácido linoleico conjugado (CLA), nutrientes que convierten a este alimento en cardiosaludable.

Pero hay más.  Tenemos buenas noticias para los amantes de este manjar.  Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania apuntalan que los antioxidantes que se encuentran naturalmente en el queso pueden ayudar a proteger los vasos sanguíneos. A mayores, existe buena evidencia científica de que los péptidos generados durante la digestión de las proteínas lácteas tienen propiedades antioxidantes beneficiosas.

Así, dentro de una alimentación saludable, el queso es un alimento que debe estar presente, siempre respetando las cantidades recomendadas.