¿Qué tipo de nata debes utilizar para tus postres?

nata postres

El lineal de natas del supermercado puede resultar abrumador por la gran variedad disponible. Saber qué tipo de nata debemos utilizar para cada receta y cuál es la marca más adecuada puede resultar todo un desafío: nata para cocinar, nata para montar, nata para repostería… ¡No te preocupes! Hoy resolvemos todas las dudas para que sepas exactamente qué elegir la próxima vez que vayas al supermercado.

¿Cuál es la mejor nata para postres?

La diferencia entre los distintos tipos de natas radica en el perfil nutricional de cada una de ellas, que está especialmente diseñado para cumplir una función diferente. Veamos en qué se diferencian:

Nata para cocinar

La nata para cocinar es perfecta para dar un toque cremoso y realzar el sabor de salsas, cremas y gratinados. Suelen contener entre un 15% y un 18% de materia grasa, aportando untuosidad a los platos sin resultar pesada. Está pensada para preparar recetas saladas, por lo que no es recomendable utilizarla en postres. 

Nata para montar

La nata para montar se diferencia en que tiene un mayor porcentaje de materia grasa que la nata para cocinar, lo que ayuda a obtener un mejor montado. Puedes encontrarla con distintas proporciones de materia grasa, desde un 35% hasta un 38% MG.

Nata en spray

La nata en spray es perfecta para los que buscan tener la nata montada siempre a punto para todos tus postres y recetas. En este caso también dispones de variedades más ligeras con menor porcentaje de materia grasa que la nata convencional.

Nata para repostería

La nata para repostería está especialmente pensada para dar sabor a tus postres y conseguir masas más esponjosas y suaves con ingredientes 100% naturales. Tiene un perfil un perfil graso intermedio, lo que la convierten en la alternativa perfecta para la elaboración de multitud de recetas dulces como tartas de queso, bizcochos y pasteles. 

¿Qué diferencia a la nata para repostería de las demás?

La nata para repostería posee unas características diferentes a los demás tipos de nata, que permiten un mayor contacto e interacción entre las proteínas y la grasa de la leche. Además, la composición del producto está específicamente diseñada para disminuir el contenido graso y aumentar las proteínas de forma que facilite esta interacción. Todo esto permite una mayor funcionalidad en el producto de cara su uso en repostería, ya que mezclará y emulsionará mejor que otras natas, facilitando su uso, reduciendo el tiempo de preparación, mejorando su comportamiento en el horneado y resultando un producto más esponjoso.

banner cupones descuento club