nutricion
BENEFICIOS DE LOS LÁCTEOS

La leche nos ayuda a prevenir enfermedades

leche
hipertension
Diversos estudios señalan la asociación inversa entre el consumo de lácteos y el riesgo de hipertensión en la adolescencia y en la edad adulta. La evidencia científica viene mostrando el beneficio de los péptidos lácteos al inhibir el sistema renina-angiotensina y proporcionar moderados, aunque sostenidos, descensos de la presión sanguínea. Un estudio reciente informa que consumir al menos 2 raciones de lácteos al día, ayuda a reducir el riesgo de diabetes, síndrome metabólico e hipertensión. Según este novedoso estudio, serían los productos lácteos enteros, es decir, grasos, los que demostrarían una mayor acción protectora.1,2,3
El consumo de lácteos se asocia a una disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad. Las enfermedades cardiovasculares producen en España unas 125000 muertes anuales, esto es el 36% de todas las causas de defunción y más de 5 millones de estancias hospitalarias al año. La dieta DASH (Dietary Aproaches to Stop Hypertensión), similar a la dieta mediterránea, es hiposódica, rica en potasio, frutas, verduras, lácteos bajos en materia grasa y pobre en carnes rojas. Se ha estudiado que una intervención dietética con esta dieta, es capaz de disminuir la presión arterial en 5,5 mm Hg, y los niveles de colesterol LDL, alrededor de un 7%, aunque reducía también el colesterol HDL. La adopción de este tipo de alimentación disminuye el riesgo cardiovascular, manteniendo los lácteos desnatados como una parte importante de la alimentación diaria. Todos los metaanálisis disponibles sugieren que el consumo de lácteos tiene un pequeño efecto sobre la reducción global del riesgo de enfermedad coronaria y el ictus, tanto isquémico como hemorrágico, éste último probablemente relacionado con la reducción de la presión arterial. Por su parte, se ha relacionado una menor predisposición a padecer ictus y cardiopatía isquémica en aquellas personas que consumen elevadas cantidades de proteínas lácteas, potasio, magnesio y calcio.4,5,6,7
cardiovascular
cancer
El último informe liderado por el organismo internacional World Cancer Research Fund/American Institute for Cancer Research (Wcrf/Aicr) concluye que el consumo de lácteos se asocia de forma robusta con una disminución del riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Sin embargo, el riesgo de sufrir este tipo de cáncer en relación con derivados lácteos, así como diferentes versiones en cuanto a su contenido graso requiere de más estudios. El consumo de leche y sus derivados se relaciona con la disminución de hasta un 20% del riesgo de desarrollar cualquier tipo de cáncer colorrectal, según un estudio de expertos españoles publicado en la revista Advances in Nutrition en mayo de 2019.8,9
Unos adecuados hábitos dietéticos, que incluyan un consumo regular de lácteos durante la infancia, determina una buena salud ósea en años posteriores, e incluso en edades avanzadas. Los niños con edades comprendidas entre 3 y 13 años que no llevan a cabo un consumo adecuado de leche muestran un balance negativo de calcio, menor densidad ósea y mayor riesgo de fracturas en edades posteriores, que los niños que consumen suficientes lácteos. Existen múltiples evidencias sobre la importancia de mantener un balance cálcico positivo durante la adolescencia, y también de que para alcanzar la máxima masa ósea que prevenga la enfermedad osteoporótica este, debe mantenerse hasta al menos 4 años después de finalizado el crecimiento longitudinal de los huesos. Respecto al adecuado desarrollo de las piezas dentales, así como para que estas se mantengan en buen estado, el calcio y las proteínas presentes en la leche son, junto al flúor, decisivos.10,11,12,13
huesos
peso
La prevalencia del sobrepeso y la obesidad en España tanto en la población adulta como en la pediátrica ha ido en aumento durante los últimos años. A la fecha, el 25% de la población española es obesa o tiene problemas de sobrepeso. España, con un 32,1% de los niños entre 7 y 13 años con sobrepeso y obesidad, ocupa el quinto puesto de Europa. Estudios experimentales y epidemiológicos, han demostrado que la ingesta diaria de calcio de los lácteos bajos en grasa resulta eficaz en la pérdida de peso, y que el metabolismo del calcio y, posiblemente, de otros componentes de los productos lácteos, pueden contribuir al balance energético, jugando así un papel en el control del peso. El consumo de la cantidad de calcio recomendado para un adulto, es decir unos 1000 mg de calcio al día, disminuye la concentración de 1,25(OH)2D con la consecuente disminución del calcio del adipocito. Esto se traduce en una reducción de la lipogénesis y un aumento de la lipolisis, es decir, en un balance energético negativo. La Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición III (NHANES III), demostró que las personas cuya ingesta de calcio estaba en los cuartiles superiores tienen un 85% menos de riesgo de desarrollar obesidad, en comparación con el cuartil de menor consumo. La ingesta dietética de calcio se relaciona inversamente con la adiposidad total y abdominal, así como con la prevalencia de sobrepeso. Además, el calcio dietético, evita la absorción de ácidos grasos al asociarse con estos para formar jabones.14,15,16,17,18,19,20

1. Adegboye AR, Christensen LB, Holm-Pedersen P, Avlund K, Boucher BJ, Heitmann BL. Intakes of calcium, vitamin D, and dairy serving and dental plaque in older Danish adults. Nutr J 2013; 16: 61.

2. Rice BH, Quann EE, Miller GD. Meeting and exceeding dairy recommendations: effects of dairy consumption on nutrient intakes and risk of chronic disease. Nutr Rev. 2013;71(4):209-223. doi:10.1111/nure.12007.

3.
Bhavadharini B , Dehghan M , Mente A y otros. Asociación del consumo de lácteos con síndrome metabólico, hipertensión y diabetes en 147 812 individuos de 21 países. BMJ Open Diabetes Research and Care 2020; 8: e000826. doi: 10.1136 / bmjdrc-2019-000826.

4.
Michaelsen KF, Hoppe C, Lauritzen L, Molgaard C. Whole cow’s milk: why, what and when?. Nestle Nutr Workshop Ser Pediatr Program 2007; 60:201-216. 15.

5.
Base de Datos de Consumo en Hogares del MAGRAMA (actualizado y citado 25 octubre 2014): http://www.magrama.gob.es/.

6.
Varela G, Moreiras O, Carbajal A, Campo M Encuesta de presupuestos familiares 1990-1991. Madrid: Instituto Nacional de Estadística; 1991. 17.

7.
Elmadfa I, Meyer A, Nowak V, Hasenegger V, Putz P, Verstraeten R et al. European Nutrition and Health Report 2009. Ann Nutr Metab 2009; 55 (2): 1-40.

8.
Panel de Consumo Alimentario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (actualizado y citado 25 octubre 2014).

9.
Koletzko B, de la Gueronniere V, Toschke AM, von Kries R. Nutrition in children and adolescents in Europe: what is the scientific basis? Br J Nutr 2004; 92 (2): S67–S73.

10.
Haug A, Høstmark AT, Harstad OM. Bovine milk in human nutrition-a review. Lipids Health Dis 2007; 25: 6-25.

11.
Kerstetter JE, O ́Brien KO, Insogna KL. Dietary protein affects intestinal calcium absortion. Am J Clin Nutr 1998; 68:859-65.

12.
Martínez V, Moreno JM, Dalmau J y Comité de Nutrición de la AEP. Recomendaciones de ingesta de calcio y vitamina D: posicionamiento del Comité de Nutrición de la AEP. An Pediatr (Barc) 2012; 77(1):57 e1-e8.

13.
Heppe DHvan Dam RM, Willemsen SP, den Breeijen H, Raat H, Hofman A et al. Maternal milk consumption, fetal growth, and the risks of neonatal complications: the Generation R Study. Am J Clin Nutr 2011;94(2):501-509.

14.
INE: Proyecciones de Población a Largo Plazo. INE, 2010. (actualizado y citado 25 octubre 2014).

15.
Soedamah-Muthu SS, Ding EL, Al-Delaimy WK, Hu FB, Engberink MF, Willett WC, et al. Milk and dairy consumption and incidence of cardiovascular diseases and all-cause mortality: dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. Am J Clin Nutr 2011;93(1):158-171.

16.
Garrido-Miguel M, Cavero-Redondo I, Álvarez-Bueno C, et al. Prevalence and Trends of Overweight and Obesity in European Children From 1999 to 2016: A Systematic Review
and Meta-analysis. JAMA Pediatr. 2019;173(10):e192430. doi:10.1001/jamapediatrics.2019.2430.

17.
Van Staveren WA, Steijns JM, de Groot LC. Dairy products as essential contributors of (micro-) nutrients in reference food patterns: an outline for elderly people. J Am Coll Nutr 2008;27(6):747S-754S.

18.
Sohl E, de Jongh RT, Heijboer AC, Swart KM, Brouwer-Brolsma EM, Enneman AW et al. Vitamin D status is associated with physical performance: the results of three independent cohorts. Osteoporos Int 2013;24(1):187-196.

19.
Shea B, Wells G, Cranney A, Zytaruk N, Robinson V, Griffith L, et al. Meta-analysis of calcium supplementation for the prevention of postmenopausal osteoporosis. Cochrane Database Syst Rev 2004;(1):CD004526.

20.
Sánchez A, Puche R, Zeni S, Oliveri B, Galich AM, Maffei L, et al. Papel del calcio y de la vitamina D en la salud ósea (Parte II). Reemo 2003;12:14-2.